Domingo, 04 Noviembre 2018 13:11 hrs
» Centro y Norte

Crece denuncia contra la violencia a la mujer

De mil 400 víctimas que han solicitado ayuda al Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer, se han concretado 950 denuncias, principalmente por violencia psicológica y física

Por: Criselda Farías, corresponsal

Monclova, Coah.- De mil 400 víctimas que han pedido ayuda al Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer, en lo que va del año, 950 concretaron denuncia por violencia.

En el 50 por ciento de los casos, el alcohol y las drogas son determinantes para la agresión, le siguen problemas familiares, celos y machismo.

Regularmente la violencia es psicológica y física, especificó Deyanira Nájera Múñoz, coordinadora regional del Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer, y dentro de los casos de denuncia, que son 950, analizan el grado de violencia para determinar si la mujer requiere de un refugio para su protección e hijos, o puede continuar con su vida apoyada con el servicio de acompañamiento de terapias y opciones de estudio o trabajo.

Destacó que no dejan solas a las víctimas de violencia cuando ponen la denuncia, porque nunca van a saber cómo reaccionará la pareja, por ello, hay un conjunto de especialistas que miden previo sobre el grado de riesgo para ofrecer a la mujer y sus hijos la protección que puede ser con terapias, sola o con la pareja, opciones de capacitación y trabajo, o bien, el refugio, cuando hay un riesgo de vida inminente.

El refugio es un sitio donde concentran a la madre y sus hijos en un lugar indeterminado para que su pareja sentimental no pueda localizarlos y hacerles daño, esto es con el consentimiento de la víctima.

"Todas las mujeres que acuden al centro son por alguna situación de maltrato,  pero quienes no denuncian es porque se trata de cuestiones manejables como solicitar la guardia y custodia, alimentación o quieren estudiar y directamente no es una situación de violencia,  pero de alguna manera,  necesitan los servicios del centro", precisó.

Destacó que tienen la problemática de que muchas de las mujeres que les dan la atención para terapias solas o de pareja desertan, lo que deja inconcluso un procedimiento de ayuda para la familia.

"Hay muchas que ni siquiera las concluyen (las terapias) y no porque se sientan empoderadas sino que no tienen el interés o cambian de domicilio o regresan con sus parejas para darles otra oportunidad,  pero siempre es recomendable que sigan con terapias y ellos, los hombres también las tomen por el bien de la familia", expresó Nájera Múñoz.

Subrayó que es importante que las mujeres víctimas de una situación de agresión psicológica, física, económica o de otra índole y que ha sido referida a terapias por el Centro de Empoderamiento continúe con las terapias para el bienestar, no sólo de ella, sino de sus hijos.

Agregó que enfrentan la situación de que la mayoría de los hombres, parejas de las víctimas, a quienes les han dictaminado terapias psicológicas, no cumplen argumentando el trabajo, pero en realidad, se trata de machismo o desinterés.


Destacamos






OPINIÓN