Miercoles, 12 Junio 2019 17:41 hrs
» Centro y Norte

Discapacitados visuales quedan fuera de apoyo federal

Personas mayores requieren de la aportación, pero con las nuevas disposiciones el programa tiene hasta los 28 años como límite de edad para recibir el apoyo

Por: Criselda Farías, corresponsal

Monclova, Coah.- Discapacitados visuales quedaron excluidos del apoyo federal al tener el programa un tope de edad a los 28 años, pese a ser un sector vulnerable porque difícilmente les dan empleo, señaló Juan María González, débil visual y representante de un grupo de invidentes.

Señaló que más de 20 discapacitados visuales mayores de 28 años requieren de la aportación que el Gobierno federal ofreció de manera universal, pero ahora resultó que está limitado a los 28 años cuando la enfermedad visual va en aumento como en su caso de glaucoma congénito que se complica con cataratas diabética, de modo que su porcentaje de visión disminuyó y hoy sólo distinguen sombras y bultos.

"Son escasos los trabajos de jóvenes invidentes que estudiaron y los demás están en la vía pública vendiendo dulces, cantando o de alguna manera vendiendo artículos que ellos elaboran, sí hay riesgos, ya hemos tenido accidentes en la vía pública, por su misma discapacidad visual es difícil en el área laboral desenvolverse; el apoyo que brinde sí es de mucha ayuda para sus hijos para cubrir estudios, sus gastos de su casa, luz y agua, entonces, eso que aporta para las personas con discapacidad es de mucha ayuda, para algunos no, para muchísimos sí se requiere de ese apoyo", expresó.

Alicia Zambrano Sánchez y Jesús Pérez, invidentes de nacimiento y con más de 30 años de edad, son una pareja que a diario permanecen varias horas en la zona centro cantando en la banqueta a cambio de unas monedas que es su ingreso para subsistir.

Zambrano Sánchez manifestó que son discriminados por el gobierno, como si no existieran, no pueden laborar en un empleo formal porque nadie los emplea con ceguera completa como es su caso que sufre desde nacimiento.

Juana María González, jubilada como maestra de la Escuela de Invidentes, insistió en que dicha discapacidad es la más difícil para poder trabajar pues aunque haya capacidad y estén preparados, ningún patrón los contrata por el temor a un accidente, y tienen que depender de otra persona para que los guíe.

"Al principio nos dijeron que era para todos (el apoyo económico) y hasta aquí vino (domicilio) el Servidor de la Nación, nos registró y no hemos recibido respuesta de discapacidad visual ni de beca de estudiante de mi hijo", destacó.

SIN BECA ESTUDIANTE DE PADRES INVIDENTES

Ramón Enrique Gutiérrez González, es hijo de Juana María González y Samuel Gutiérrez, ambos invidentes, estudia la Escuela Normal  en San Juan de Sabinas, aplicó para beca sin que hasta el momento le haya llegado.

La maestra jubilada de la Escuela de Invidentes sostuvo que su hijo tiene un promedio de 9.6 de calificación y se ayuda con los gastos de estudio haciendo manualidades, pues sabe que ellos como padres no pueden darle mucho, ya que su pensión es baja y su esposo no tiene un ingreso fijo.

Consideró injusto que su hijo no cuente con ninguna beca, pese a que han gestionado con autoridades estatales y federales, cuando a los jóvenes que no estudian ni trabajan les están dando su aportación así como a estudiantes reprobados.


Destacamos






OPINIÓN