Miercoles, 10 Enero 2018 10:48 hrs
» Opinión

Tiempo de Negocios

Cambios, cambios, cambios

del mismo autor

            Miguel Angel Osorio Chong y Luis Miranda son los dos movimientos seguros que se habrán que concretar en las próximas horas. El primero se va en busca de una senaduría y el segundo por una diputación federal. El otro cambio seguro es la llegada de Vanessa Rubio a la Secretaría de Desarrollo Social.

            Sobre el relevo de Osorio en la Secretaría de Gobernación, se está desinflando la posibilidad de que sea el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, y cobra más fuerza que el subsecretario de Gobierno de la misma Segob, René Juárez Cisneros, suba en el escalafón.

            Dos ajustes más que están en la mesa del presidente Enrique Peña, pero de los que aún no se tomaban decisiones, son en las secretarías de Comunicaciones y Transportes y del Medio Ambiente. Se conoce que tanto Gerardo Ruiz Esparza como Rafael Pacchiano les urge irse a un curul o un escaño.

            Sin embargo, las motivaciones son muy diferentes. Pacchiano busca regresar a una diputación por el Partido Verde a fin de instalarse en une zona de confort, mientras que Ruiz Esparza está urgido de obtener el blindaje que da el fuero para esquivar potenciales persecuciones si el PRI no llegara a retener la Presidencia.

            Otro movimiento que se inste podría darse es la salida de José Calzada de la Secretaría de Agricultura.

SEGOB ADEUDA

            Uno de los pendientes que deja Miguel Ángel Osorio es una abultada deuda por la administración de los ocho nuevos penales que Felipe Calderón construyó y asignó bajo la fórmula de PPS (Proyecto de Prestación de Servicio). Estamos hablando de los de Sonora y Guanajuato que tiene ICA de Guadalupe Phillips, Morelos y Chiapas que gestiona Carso de Carlos Slim, Michoacán y Durango a cargo de Prodemex de Antonio Boullosa, Oaxaca operado por GIA de Hipólito Gerard y Coahuila de Blackrock de Larry Fink. En todos los casos no se paga la operación desde hace por lo menos medio año. Son alrededor de 140 millones de pesos mensuales los que Gobernación pagaba. Saque cuentas. Lo peor para los concesionarios es que en el Proyecto de Presupuesto de la Federación no se contemplan recursos para liquidar lo que se debe, ni tampoco para lo que será este año que recién comienza.

COFECE ALISTA

            Trascendió que la Comisión Federal de Competencia Económica, de Alejandra Palacios, ya estaría por dar a conocer el resultado de sus pesquisas y sanciones a los cinco proveedores de servicios de laboratorios y banco de sangre del IMSS que fueron sorprendidos coludiéndose para repartirse una licitación de 10 mil 500 millones de pesos que dicho organismo asignó en abril de 2016. Estamos hablando de Grupo Falcón de Noé Ramírez y Alejandro Bolin, Impromed de Fernando Chaín, Hemocer de Ignacio Higadera, DICIPA de Francisco Pallach y Centrum de Valentín Campos. En las dos primeras semanas de febrero se agota el plazo legal que tiene el organismo antimonopolios para emitir una resolución. Palacios y sus muchachitos se terminaron tomando casi 480 días hábiles para resolver este caso obvio de colusión.

VA EL CHOPO

            De las operaciones que se quedaron en el tintero en la recta final del 2017, está la de Laboratorios El Chopo. Esta afamada empresa de José Carlos Pérez analizó la venta de un porcentaje accionario. En esa labor contrató a BBVA-Bancomer que lleva Eduardo Osuna y a Citibanamex de Ernesto Torres como asesores financieros. Hasta donde se supo la intención era encontrar un socio financiero sin perder el control. A últimas fechas este rubro ha experimentado un dinamismo interesante. En octubre de 2016 Laboratorios Polanco fue adquirido por Médica Sur, de Misael Uribe. En septiembre de 2015 el fondo Nexxus que preside Arturo Saval se desinvirtió de laboratorios Olab, que asumió el fondo Aries de Monterrey comandado por Ernesto López Clariond. El Chopo es, con mucho, el líder en este cada vez más lucrativo negocio.

VENDE VERTEX

            La transacción que sí se logró cerrar en diciembre del año pasado fue la del hotel boutique The Cape, de Cabo San Lucas. La lujosa propiedad de unas 160 habitaciones pertenecía a Vertex Real Estate, que apenas en diciembre de 2015 colocó un CKD en la Bolsa Mexicana de Valores. Con esos recursos el vehículo capitaneado por Adrián Aguilera, Ricardo Zúñiga y Héctor Sosa construyó el hotel que dio en administración a la prestigiada Thompson Hotels. El punto es que exactamente dos años después los avezados financieros vendieron. Se dice que en alrededor de 800 mil dólares el cuarto. Compró un grupo de inversionistas que fue representado por BPBI, un banco de inversión que llevan el ex Rothschild Eugenio Torres, el ex Citi Adolfo Ríos y el ex LaSalle Investment Management Marin Maydón.

DI BELLA, YA

            Otro que ya se integró al equipo de campaña del precandidato José Antonio Meade es Julio Di Bella. ¿Se acuerda que hace unas semanas lo incluimos en el grupo cercano al cinco veces secretario? El Ex director del Canal 11 es el Coordinador de Redes Ciudadanas. Alejandra Lagunes es la Coordinadora de Redes Digitales. Los encargados de la imagen, que por cierto deberían cuidar muuucho más por lo desliñado que se ve Meade, son la calderonista Alejandra Sota y el estratega político Fernando Vázquez. Y todavía vienen muchos más.