Jueves, 18 Enero 2018 10:02 hrs
» Opinión

Tiempo de Negocios

TLCAN, octava ronda en marzo

del mismo autor

            El próximo martes arranca la sexta ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). La sede es Montreal, Canadá. En febrero ya está programado el séptimo encuentro aquí en México y se asegura que en marzo habrá una octava reunión en Estados Unidos.

            Se segura que habrá TLCAN firmado al cierre del primer trimestre de este 2018. El buen ánimo se fundamenta en el razonamiento de que habrá procesos electorales en México y Estados Unidos, lo que llevaría al presidente Donald Trump a amarrarlo con legisladores y congresistas en funciones.

            Vaya a saber si tal escenario se da, pues más allá de la estridencia mediática la realidad es que los equipos técnicos de las partes que lideran Robert Lighthizer, Chrystia Freeland e Ildefonso Guajardo avanzan sí, consistentemente, pero muy lentos para como cerrar en marzo próximo.

            De las cerca de 30 mesas o capítulos a modernizar, diez están acordados y vendrían dos más. Ojo: supuestamente convenidos, mas no firmados. Esto quiere decir que a la vuelta de seis rondas de discusiones ni siquiera se ha logrado cubrir la mitad de los temas puestos en la mesa de negociación.

            Por lo demás la postura de Trump sigue siendo errática. La semana pasada mostró flexibilidad diciendo que estaría de acuerdo en hacer una pausa para que no se traslapen las pláticas con las elecciones mexicanas, postura que contradice lo que algunos dicen en Washington de tenerlo listo en marzo-abril.

            Sigue vinculando TLCAN con muro, amén de que en las últimas semanas han sido las tres principales armadoras automotrices las que han entrado fuerte al lobbing directamente con Trump. Y es General Motors, Ford y Fiat-Chrysler tienen mucho qué perder con la salida del pacto comercial.

MOTA Y CLYF

Con la novedad de que la tarde de ayer los líderes y ex trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (CLyF), afiliados al Sindicato Mexicano de Electricistas que encabeza Martín Esparza, se presentaron a las puertas de la Torre Murano, que alberga las oficinas de Grupo Aeroportuario de la CDMX que dirige Federico Patiño, para presionar a los miembros del comité que analizan las propuestas de licitaciones y verse beneficiados con un fallo a su favor, sin importar si son o no la opción más viable técnica y económicamente. En juego está la red de distribución eléctrica de media tensión, de 23 kilovatios, y subestaciones que incluye el cableado estructurado del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). El argumento para exigir que se les otorgue el contrato directamente es “recuperar lo que les arrebataron” al cerrar la CLyF en el sexenio de Felipe Calderón, evento que dicho sea de paso ejecutó el entonces Secretario del Trabajo panista y hoy vicecoordinador de Comunicación y vocero del candidato del PRI, José Antonio Meade, el activísimo Javier Lozano. Esta cooperativa que capitanea el impresentable Esparza va de la mano, curiosa y casualmente, con la constructora portuguesa Mota-Engil y su propuesta está entre las más caras. Hablamos de la compañía de José Miguel, que en el caso del Centro de Transporte Terrestre está inconformada con que se realice una segunda licitación porque no se tomó en cuenta su oferta inicial. En el caso de la red de transmisión el fallo se dará el próximo jueves 25 de enero.

SEADRILL Y ENI

            Le decía que Pemex de Carlos Treviño, la Comisión Nacional de Hidrocarburos de Juan Carlos Zepeda y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente de Carlos de Regules, están siendo omisos en la aplicación del contenido nacional de las embarcaciones y plataformas de los nuevos socios de la llamada empresa productiva del Estado en los farmouts. Esa flexibilidad llevó a Transocean a ganar el contrato de la australiana BHP Billiton, que preside Andrew Stewart, en el campo de Trion. Hoy le puedo informar de otro contrato. Se trata de Seadrill, la de John Fredriksen y donde participa el regiomontano David Martínez, hoy bajo la protección de banca rota de Estados Unidos, que obtuvo otro de la italiana ENI que encabeza Claudio Descalzi para el campo Amoca. Ahí colocó la plataforma West Castor.

 

IMSS RASTREA 

Le platicaba de la licitación del IMSS para la compra de tóners y consumibles de cómputo que resultó a la medida de Lexmark, que dirige Isaac Bessudo Grinstein. Pues es un hecho que el director del IMSS, Tuffic Miguel Ortega, giró ya instrucciones para investigar ese proceso que lleva la delegación Oriente del Estado de México, el cual se asignó a Grupo Barolvher, que ofertó la marca en cuestión. El titular del Órgano Interno de Control del IMSS, Marco Antonio Andrade, investiga los concursos LA-019GYR075-E248-2017 de Querétaro, LA-019GYR002-E737-2017 y LA-019GYR020-E209-2017 de Jalisco y LA-019GYR018-E537-2017 de Tamaulipas, pues acusan las mismas irregularidades. También se supervisa las compras de las delegaciones y de las Unidades Médicas de Alta Especialidad.