Viernes, 20 Abril 2018 08:51 hrs
» Opinión

Tiempo de Negocios

Miedo a AMLO

del mismo autor

El PRI está preocupado. Su candidato, José Antonio Meade, no levanta. Y como el panorama se torna adverso su cuarto de guerra está recurriendo a todo tipo de tácticas. Una es la de infundir miedo. He aquí un catálogo de escenarios que se están lanzando para generar miedo.

Desde finales del año pasado ya se percibía un clima de incertidumbre. Pero a partir de finales de enero y hasta nuestros días el trabajo de banqueros privados, asesores financieros, notarios y brokers inmobiliarios se ha intensificado. Es el terror a Andrés Manuel López Obrador.

En las últimas semanas, a medida que el de Morena no solo se mantiene como puntero, sino que incluso sigue creciendo en las preferencias electorales, dos son los rumores que cobran fuerza en las familias adineradas: impondrá un impuesto a las herencias y expropiará inmuebles a quien tenga más de dos.

Si bien en el segundo caso sería violatorio de la Constitución, no se pierde de vista que si El Peje se lleva en las próximas elecciones carro completo, es decir, con mayoría en el Congreso como ya lo dejan ver algunas encuestas y su pretensión cuando pide el voto, modificaría la Carta Magna.

Mucha gente sofisticada cree que para protegerse ante una eventual fuerte volatilidad la mejor forma es invertir en bienes raíces. Otros han realizado donaciones de activos en vida. Eso les están recomendando los banqueros de inversión y los notarios, por eso su excepcional carga de trabajo.

Pero la sugerencia, en el caso de las compras, es hacerlo a través de una empresa, no como persona física. Tan en ése como en el caso de las donaciones, el objetivo final es blindarse de la posibilidad de que un gobierno de AMLO les quite su patrimonio, ya sea por un cambio constitucional o por un impuesto.

Tanto es el miedo que se le tiene a El Peje y que muchos ya lo ven como Presidente, que hay sectores que incluso ya habrían sacado su dinero del país. Uno de ellos es la comunidad judía, que se asegura, ya puso a buen resguardo su patrimonio. Se habla de Estados Unidos e Israel.

Y es que la otra recomendación es sacar el dinero del país ahora que se puede y antes de que por temor a que las políticas suicidas de Andrés Manuel (cancelación del nuevo aeropuerto, de la Reforma Energética y modificación del TLCAN) el dólar se dispare y los inversionistas retiren fondos.

Evitar, pues, quedarse expuesto a una inmovilización de sus dineros con la instauración de un Corralito mexicano. A eso le tienen pavor muchas familias: Corralito, impuestos a las herencias y confiscación de propiedades inmobiliarias. El Venezuela y Argentina de los que se ha hablado.

En ese sentido, no solo ellos, sino otras familias de clase alta y de mayor poder adquisitivo que como destino de sus recursos eligió también a España, optaron por armar fideicomisos para colocar su dinero en el extranjero, de ahí que los notarios no se estén dando abasto en la estructuración de esos vehículos.

Las familias potentadas mexicanas terminaron por darle al traste al exitoso programa de repatriación de capitales que paradójicamente impulsó como Secretario de Hacienda el mismo Meade, hoy candidato del PRI, y que mucho presumió la administración del Presidente Enrique Peña Nieto.

La gente está dispuesta a pagarle al SAT, que preside Oswaldo Santín, impuestos, aunque tengan el dinero en el extranjero, antes que tenerlo en México bajo un régimen de gobierno de AMLO.

BUFFETT SONDEA

Uno de los proyectos que la SCT busca dejar listo antes de que concluya el sexenio es el Ferrocarril Chiapas-Mayab. El análisis financiero fue encomendado a Key Capital, un banco boutique que comanda Enrique Prieto. La Subsecretaría de Transporte que lleva Yuriria Mascott está reestructurando la parte más dañada, los tramos que tocan Tapachula y Ciudad Hidalgo, en Chiapas, y que conectan con Guatemala, donde circula la llamada “Bestia”. La línea es más conocida por el paso que tiene por Yucatán, Campeche, Tabasco y Veracruz. Uno de los principales atractivos va ser la ruta que une los puertos de Coatzacoalcos con Salina Cruz, en Oaxaca, donde se está fincando un gran corredor industrial de vocación energética. Un inversionista que ha manifestado interés a la dependencia de Gerardo Ruiz Esparza es ni más ni menos que Warren Buffett, dueño de Berkshire Hathaway. A ver si el factor AMLO no lo tira todo al traste.

DEFINEN ÁRBITROS

Sobre el arbitraje que está iniciando en Nueva York, en el ámbito de la Corte Internacional de Comercio, con el que el Grupo Financiero Bx+ busca revertir la compra del Banco Popular de parte de Santander, le tenemos noticias. Ya fueron seleccionados dos de los tres árbitros. Representando a la institución que preside Antonio del Valle y que dirige Jaime Ruiz Sacristán, apunte al abogado Carlos Loperena. Por lo que hace al grupo de Ana Botín y que preside aquí Héctor Grisi, considere al experto Gerardo Lozano. Ambos seleccionarán de común acuerdo al tercero, que presidirá el panel. También le podemos corroborar que ni en ese litigio ni en el arbitraje promovido en España contra el gobierno de Mariano Rajoy, aparecen María Asunción Aramburuzabala y Valentín Diez Morodo. Descártelos.

IMPUGNARÁ SAVOY

Ayer hubo Asamblea en Grupo Collado, la firma procesadora de aceros. Se protocolizaron diversas resoluciones que adoptó el consejo que controla Guillermo Voguel, las cuales, le puedo adelantar, serán impugnadas la próxima semana por el principal accionista individual, Savoy. Estamos hablando del vehículo propiedad de Julio Villarreal, el empresario regiomontano dueño de Grupo Villacero.