Jueves, 09 Agosto 2018 06:28 hrs
» Opinión

Tiempo de Negocios

Cirugía mayor al sector salud

del mismo autor

Uno de los sectores que está en terapia intensiva, pero que entrará a cirugía mayor a juzgar por la calidad de los servicios, la infraestructura y los productos que ofrece a sus clientes, es el de la salud.

Con el inicio del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se anticipa que se va romper con el monopolio del grupo de médicos de la Facultad de Medicina de la UNAM que siempre ha controlado a la Secretaría de Salud y al sector salud en general. 

Esta actividad ha vivido diversos cambios en los últimos dos sexenios, pero mantiene las mismas quejas de los ciudadanos: mala atención en el sector público, escasez de medicinas, falta de médicos especialistas, citas lejanas, encarecimiento de insumos para el cuidado de la salud, infraestructura decadente.

El nuevo régimen enfrentará la fragmentación del sistema de salud. El IMSS de Tuffic Miguel, el ISSSTE de Florentino Castro, el Seguro Popular de Antonio Chemor; la Defensa Nacional que comanda Salvador Cienfuegos y la Marina que capitanea Vidal Francisco Soberón absorben el grueso.

Todas estas instancias supuestamente atienden a una población de cien millones de mexicanos, pero la cifra puede ser engañosa por la duplicidad del régimen de seguridad social al que se inscriben las personas. Para solventar lo anterior en 2016 se lanzó la Universalización del Sistema de Salud.

Su implementación quedó en pausa y ahora el reto, como lo ha dicho el próximo secretario de Salud, Jorge Alcocer, será aumentar los recursos para el sector 8% por ciento cada año y se contará con 50 mil millones de pesos que dejarán de gastarse en duplicidades administrativas de la propia secretaría del ramo.

Lo que no menciona es cómo se ayudará a incrementar el gasto de PIB en salud que hoy es de 2.7%, y que México, al ser un país perteneciente a la OCDE, debería promediar al menos un 6%. Germán Martínez, como director del IMSS, va tener la responsabilidad de combatir las mafias que operan ahí.

 En el Seguro Social pesan las licitaciones y compras a modo en materia de servicios integrales, medicamentos, material de curación, dispositivos, mantenimiento y desarrollo de infraestructura. AMLO ha asegurado que todo eso se acabará y que las instituciones estarán cerca de los ciudadanos.

Además durante su campaña, López Obrador mencionó que no habrá ya atención médica privada para los altos funcionarios y que tendrán que ir al IMSS o al ISSSTE para que “sintieran lo que las demás personas viven siempre”.

Hoy, por lo pronto, ya dejó claro que no se adquirirán seguros de gastos médicos mayores para funcionarios públicos.

GEO SALE AL PASO

Respecto a la situación de Geo y el fideicomiso Sólida de Banorte, que preside Carlos Hank González, nos hacen algunas observaciones. Los acreedores que siguen litigando pagos son Fians Capital, Tecnopuertas y Leasing Operations, créditos que habría absorbido la primera, representada por Alberto Sidaoui. Que no hay ni acreedores reconocidos ni bondholders. Que no hay “cascarón” de empresa, sino 35 compañías de las cuales 17 entraron y salieron de concurso mercantil hace casi cuatro años. Que la viviendera no ha podido salido avante con el plan de negocios porque éste consideraba otros tres mil millones de pesos de capital que nunca pusieron los fondos Ashmore y Bluebay y porque cambiaron los programas de apoyo del gobierno. También porque los municipios se han rehusado por falta de presupuesto a terminar y urbanizar los proyectos, aventándole cómodamente a Geo el continuar suministrando agua, drenaje y electricidad a un altísimo costo, lo cual pega al flujo y al número de viviendas que puede construir y entregar. Asimismo le afectó al plan los gastos no presupuestados resultantes de afectaciones por los temblores, los embates continuos de la Profeco y los costos litigiosos derivados de la demanda de Fians. No hay bienes en la holding: cada empresa tiene sus proyectos y sus balances y que Sólida no necesariamente está en todos. Los únicos bonos que están pendientes de liquidar son los de GEOMaq que no valen, pues se ha ido liquidando la maquinaria que los garantizaba y cuyo producto se ha ido entregando, amén de unos Certificados Bursátiles. Ambos papeles de deuda no entraron en los 17 convenios concursales por haber sido operaciones fuera de balance, pero quedaron reestructurados.

BANCO AZTECA

El Banco Azteca, de Ricardo Salinas, es la mejor demostración de la disrupción en el sector financiero. La institución que preside Luis Niño de Rivera y cuyo timón operativo lleva Alejandro Valenzuela ha creado nuevos instrumentos financieros que han permitido la bancarización de un segmento de la población mexicana que hace 25 años no tenía acceso al crédito. El banco sin duda ha sido en todo este tiempo un actor determinante en el crecimiento económico y mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades a través de créditos al consumo de bienes, tarjeta de crédito, préstamos personales y muchos otros servicios financieros. Por ello este modelo ha sido reconocido nacional e internacionalmente como un ejemplo de prosperidad incluyente, como lo muestra el estudio realizado por la consultora  especializada en servicios financieros la Bankable Frontier Associates (BFA), sobre el impacto de Banco Azteca en Perú. En él se determina que su presencia en las comunidades peruanas de bajos ingresos donde opera, ha incidido positivamente en su bienestar y ha reducido sus niveles de pobreza.