Sábado, 25 Agosto 2007 15:33 hrs
» Laguna

Cinco ejidos de Matamoros padecen severa escasez de agua

Asegura CNA que Sistema Granada presenta contaminación por arsénico

Por: Lilia Angelica Ovalle Arias, Reportero

Por: Lilia Ovalle, Corresponsal

Matamoros, Coah. 26 agosto (INFONOR).- Sin una sola gota de agua potable y abasteciéndose con pipas y garrafones de agua purificada, cinco ejidos matamorenses padecen la crisis más severa en cuanto a abastecimiento.

Ramón Contreras Picón, comisariado en Solima y Antonia Ramírez, comisariada ejidal en Solís, establecieron que la CNA examinó el agua proveniente del pozo ubicado en el ejido Santana, del cual se abastecen cinco comunidades rurales, y determinó que estaban recibiendo agua con altas cargas de arsénico que ponen en riesgo la salud humana.

Sin embargo, los habitantes no consumen este líquido porque además llega sucio.

“Tenemos más de año y medio ó dos años con un severo problema de abastecimiento de agua. Es muy difícil porque nos mantenemos con agua de pipas, es muy complicado; ya hablamos con el señor presidente municipal (Raúl Onofre Contreras), le enteramos de la problemática que tenemos en esos ejidos y ha hecho caso omiso porque ahora no nos ha recibido siquiera para atender y dar una respuesta a esta problemática”, dijo Ramón Conteras.

Además indicó que del Sistema Granada no llega el suficiente líquido a los ejidos, por lo cual tienen que pagar la compra de agua a través de pipas.

“Esa agua que nos llega no es buena, no es apta para consumo de humanos y por eso estamos exigiéndole a la Comisión Nacional del Agua que no sólo nos diga sino que nos entregue los resultados para dar otro paso más arriba porque ni siquiera la usamos para tomas sino para las necesidades de limpieza básica, tenemos que comprar garrafón para beber”.

Por su parte Antonia Ramírez, comisariada ejidal en Solís, dijo que su comunidad padece la situación desde hace trece años sin que las autoridades del municipio enfoquen esfuerzos para solucionar el problema.

“Nosotros ya llevamos dos audiencias con el alcalde Raúl Onofre Contreras, porque yo apenas tengo dos meses de comisariada, pero no nos hace caso, él nos dijo que fuéramos a otro lado porque a él no le correspondía esta problemática”.

“Queremos respuestas del alcalde; queremos proponerle que en lugar de que nos ande haciendo banquetas, pedacitos de carretera, que en los ejidos carecemos de drenaje y creemos que eso no es suficiente y no nos convence este tipo de obras; queremos que nos haga el favor de solucionarnos el problema del agua en lugar de andar haciendo cordonería”.

Ambos comisariados coincidieron en que la salud de los menores está en riesgo, puesto que en los ejidos Solima, Granada, Atalaya, Solís y Vicente Guerrero que padecen la ausencia de agua, existen 10 habitantes que no tienen drenaje ni agua potable.


Destacamos






OPINIÓN