Lunes, 11 Febrero 2019 07:12 hrs
» Opinión

¡Al hueso!

del mismo autor

Ante la actual realidad nacional, con seguridad el viejo Jesús Martínez “Palillo”, gran maestro mexicano de la sátira política, habría interpuesto denuncia contra el Presidente y todo su gabinete por usurpación de funciones.

En la pasada semana sobraron ejemplos.

Emulo aprendiz del inefable Rubén Aguilar del sexenio de Vicente Fox, el actual encargado de comunicación de la Presidencia, Jesús Ramírez, un día sí y otro también debe tratar de encauzar ante los reporteros señalamientos errados que con total liviandad lanza su jefe.

Cuando el Presidente dice IFETEL, por ejemplo, debe entenderse que se refirió a la COFECE. Y cuando se refiere a la mafia del poder, que no habla de Gómez Urrutia, Bejarano, Padierna o Manuel Bartlett.

Y no le ayudan los miembros del gabinete.

El mismo día en que el Presidente en su homilía matinal llamó a los mexicanos a consumir productos nacionales, Graciela Márquez, Secretaría de Economía, dejó sin efecto los aranceles que protegían a las industrias textil, siderúrgica y del calzado, principalmente contra la invasión de producto chino subsidiado.

La cereza la puso el propio mandatario el viernes, que en su costumbre de eludir responsabilidades, solicitó la actuación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos cuando no le hicieron caso los que denominó “rebeldes sin causa” de la CENTE, de quienes de paso negó el apoyo electoral que sí le dieron.

La actitud se sumó a la renuncia, reiterada en público, a su obligación de combatir el delito y a los grandes delincuentes con toda la fuerza del Estado que la ciudadanía puso en sus manos.

Recibió una respuesta inmediata e impecable de la CNDH:

“Las autoridades federales y estatales… están obligadas a proteger y garantizar en el ámbito de sus atribuciones los derechos de las personas, mandato al que no pueden renunciar o pretender delegar a terceras instancias”.

En pocas palabras, ¡no le saque Presidente!





OPINIÓN