Jueves, 30 Agosto 2007 17:15 hrs
» Carbonífera

Duplicará CFE demanda de carbón, pero productores deben modernizarse

Por: Maru Martínez Soto, Editora

Por: Perla Sandoval, Corresponsal

Sabinas, Coah. 30 agosto (INFONOR).- Si los pequeños y medianos productores de carbón de la región pretenden formar parte del proyecto que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) plantea para la reconversión a carbo eléctricas, de cuatro plantas generadoras de energía que la paraestatal tiene en el país, lo cual duplicará la demanda actual de carbón, se verán obligados a modificar la modalidad de explotación del mineral debido a que las reservas de carbón superficial ya se agotaron.

Así lo consideró, Silverio Valdés Chávez, director administrativo de la Promotora para el Desarrollo Minero de Coahuila (Prodemi), quien explicó que la CFE presentó en fechas recientes el proyecto ante productores de carbón a través del cual pretende cambiar el combustóleo y gas que procesan, por carbón para así obtener el mismo nivel de energía eléctrica que hasta el momento producen.

Las plantas generadoras de energía eléctrica que están ubicadas en Lerdo, Durango; Río Bravo, Tamaulipas y una más en San Luis Potosí, son las que, en caso de que en la región Carbonífera de Coahuila se modifique la modalidad de explotación del mineral, podrían ser abastecidas por el mineral proveniente de la cuenca, ya que existe una más que está instalada en Topolobampo, Sinaloa, pero sería surtida con el carbón proveniente del estado de Sonora.

Según los estudios del proyecto, la inversión estimada para la reconversión de las cuatro plantas se estima en 634 millones de dólares y el cambio obedece principalmente a que el carbón resulta menos contaminante, además que la diferencia de costos entre uno y otro energético es significativa.

“Con el plan que se implementaría en el año 2010 se aseguraría la generación de energía para 30 años, lo que traería como consecuencia la firma de un contrato a largo plazo que redundaría en una economía seria para la región al duplicar la venta del carbón que actualmente representa las 3 mil 300 toneladas”, dijo.

Silverio Valdés, consideró como inconveniente la inversión que en infraestructura de explotación se requiere, pues actualmente se cuenta con pocos mantos de carbón a niveles superficiales, lo que significa que deberá extraerse el mineral con la modalidad de mina profunda y no con tajos o pozos como actualmente se explota en la región.

Aunque el proyecto contempla el apoyo en inversión para tal efecto, existen sistemas de crédito como el Fideicomiso para el Fondo Minero (Fifomi) y otros ya conocidos por los productores y que pueden ser utilizados por los interesados en formar parte de la reconversión de plantas.

Ante tal situación, los pequeños y medianos productores de carbón adheridos a la Prodemi se encuentran en desventajas considerables en cuanto a tecnología de explotación y seguridad económica frente a la gran industria del carbón.


Destacamos






OPINIÓN