Lunes, 03 Junio 2019 06:45 hrs
» Opinión

¡AL HUESO!

del mismo autor

Fue una semana para retomar la famosa frase de Héctor Suárez: ¿Qué nos pasa?

Comenzando, claro, por el affaire de Altos Hornos de México, que si no fuera por la seria afectación a una empresa que es fundamental para la economía de Coahuila, resultaría hilarante y a la vez preocupante por la imagen que de México se da en España.

Dijo el vocero de AHMSA en varias entrevistas que los abogados españoles poco menos que rieron con la acusación en que se basa la solicitud de extradición, la que llevó a la detención de Alonso Ancira en Mallorca, seguramente el mejor lugar para huir y ocultarse.

A la letra, el texto enviado por México a la Interpol dice:

“El C. Alonso Ancira Elizondo, adquirió un bien inmueble dentro del territorio nacional, con conocimiento de que los recursos utilizados proceden de una actividad ilícita, con el propósito de ocultar el origen o propiedad de los recursos y alentar una actividad ilícita. En contubernio con los imputados EMILIO RICARDO LOZOYA AUSTIN y GILDA SUSANA LOZOYA AUSTIN, crearon un elaborado esquema destinado a operar recursos de procedencia ilícita dentro del Sistema Financiero Nacional con la finalidad de ocultar el origen, destino y beneficiario final de los mismos, lo anterior en virtud del posible desarrollo de actos de corrupción vinculados con el ofrecimiento de contratos ilícitos a su favor por parte de Petróleos Mexicanos a cambio de la entrega de un bien inmueble. Lo anterior causando grave perjuicio a la administración pública del Estado Mexicano”.

Son los mismos supuestos por los que un “juez a modo” extendió la órden de detención para el huído Lozoya, con un dato relevante adicional: esta trama, que según los abogados de AHMSA no tiene ningún sustento, se habría desarrollado en 2012, cuando Peña Nieto aún no era Presidente y Lozoya pregonaba que sería designado en Relaciones Exteriores y no en PEMEX, como finalmente ocurrió.

Así de liviana la acusación, cuya solidez quedó patéticamente reiterada por lo que sostuvo el Fiscal General Alejandro Gertz Manero en televisión: Alonso Ancira habría recibido un “pitazo” y huyó “a pie” a Nueva York, desde donde voló a Mallorca.

Es de imaginarse lo que pensaron los abogados españoles y el propio juez que, sin embargo, por respeto a los procedimientos debe desarrollar un juicio sin reirse.

Pero la imagen que se da en España de las instituciones mexicanas es lamentable.

Como la que, adelantada la semana, dimos también con la cándida y ya internacionalmente famosa carta del Presidente de la República, carta que como señaló un comentarista político, “parece hecha por un pasante de servicio social en Palacio Nacional”.

Imaginemos la dificultad de los traductores de la Casa Blanca para llevar al inglés eso de “No creo en la Ley del Talión, en el ‘diente por diente’ ni en el ‘ojo por ojo’ porque, si a esas vamos, todos nos quedaríamos chimuelos o tuertos”.

Difícil traducir lo de “chimuelo”, pero sobre todo lo “del Talión” que felizmente no fue “del Talón”, que podrían haber traducido como un “taquito goal” o algo peor...

Y para cierre el memorandum de ayer, que no merece más comentario que ¡gulp!.

Pero así de patética fue nuestra imagen internacional de la semana, aunque aquí nos tuvieron bien entretenidos... ¿Por qué de eso se trata, no?





OPINIÓN