Martes, 20 Junio 2017 17:39 hrs
» Sureste y Laguna

Demoran resolución sobre peticiones de asilo

El trámite debería resolverse en 48 días, pero en casi seis meses de este año no se ha resuelto ninguna solicitud; en Saltillo hay 70 extranjeros esperando

Por: Esmeralda Sánchez

Saltillo, Coahuila.- Al menos 70 personas se encuentran varadas en Saltillo y en una situación migratoria indefinida pese a que ya solicitaron su estancia en México por motivos de persecución en sus países de origen, debido a que la Secretaría de Gobernación ha retrasado la resolución de sus peticiones de asilo pese a que la ley contempla que no deben pasar más de 48 días para dar respuesta.

En el marco del Día internacional del Refugiado, la Casa del Migrante de Saltillo emitió la información anterior, al destacar que la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR) es la instancia de la SEGOB que debiera dar seguimiento a los casos pero al no existir sanciones por el retraso en la resolución las suspensiones son recurrentes.

Alberto Xicoténcatl, Director de la Casa del Migrante, expresó que si bien ocurría que la COMAR se retrasara uno o dos meses en dar la respuesta, en el presente año no se ha resuelto ninguna de las solicitudes que se presentaron desde enero, aduciendo cargas de trabajo extremo. “Como saben que no hay ninguna consecuencia se siguen tardando y no pasa absolutamente nada”.

No obstante, aclaró que ante esta situación, correspondería al Instituto Nacional de Migración y en específico a la delegación Coahuila, otorgar una estancia por razones humanitarias, lo que tampoco ha ocurrido, ya que al contrario se han debido interponer dos amparos por amenazas escritas de dicha autoridad para deportar a los migrantes, lo que es contrario a la ley mientras el procedimiento de solicitud de refugio permanezca abierto.

Tal situación, ha dado como consecuencia que al no contar con una estancia regulada, se presenten casos de explotación laboral hacia los migrantes, de quienes se aprovechan patrones y compañeros de trabajo al exponerlos a largas jornadas laborales sin pago extra ni días de descanso y malos tratos en los lugares donde desempeñan sus servicios.

En el marco del Día internacional de las Personas Refugiadas, la institución recordó la obligatoriedad que tenemos como sociedad en atender a estas personas que padecen persecución o su integridad física o moral están en riesgo en los países de que son originarios.

La mayor parte de los solicitantes proceden de Honduras, El Salvador y Guatemala, y entre las problemáticas más comunes es que han sufrido persecución y amenazas por parte de grupos delictivos.


Destacamos






OPINIÓN