Miercoles, 30 Enero 2019 17:36 hrs
» Sureste y Laguna

Abren autoridades carreteras que estaban bloqueadas

Reducido grupo de campesinos cerró por seis horas la comunicación entre Torreón y Saltillo, generando caos y contratiempos para el autotransporte de carga y particulares

Abren autoridades carreteras que estaban bloqueadas
30/Enero 17:36 hrs
»Sureste y Laguna
Elementos de Fuerza Coahuila intervinieron para dispersar el bloqueo de campesinos en las carreteras libre y de cuota entre Torreón y Saltillo.
AUTOR
Tipo jpeg
Tamaño 119.94 KB
Pixeles 1280 x 722 px

DESCARGAR

Saltillo, Coah.- Un centenar de personas bloquearon la mañana de este miércoles, primero la carretera libre de Saltillo a Torreón, y posteriormente la de cuota, exigiendo el cierre del Centro Integral de Manejo de Residuos Industriales en General Cepeda; lo que provocó largas filas de vehículos por alrededor de seis horas, al ser finalmente desalojados por elementos de Fuerza Coahuila.

            Identificados como "Pueblos Unidos de General Cepeda" y liderados por José Villarreal, aunque en el lugar se vio al ex alcalde Luis Ernesto Zamora Alemán repartiendo víveres y dinero en efectivo, los inconformes afirmaron que llevan cuatro años en la lucha y se tienen recursos legales interpuestos en contra de la operación del CIMARI, pero es fecha que aún no se ha procedido al cierre, pese a que fue, señalaron, una de las promesas de campaña del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

            El bloqueo inició cerca de las once de las mañana frente al poblado conocido como San Antonio del Jaral, a un lado de la carretera libre Saltillo – Torreón, pero luego de casi dos horas y al observar que el impacto era leve, el contingente decidió trasladarse al entronque de la carretera libre y la de cuota, donde bloquearon los dos carriles por cerca de cuatro horas más.

            Los campesinos amenazaron en un inicio en no moverse del lugar, hasta que no se les entregara un documento en el que el gobierno federal se comprometiera al cierre del CIMARI, cabe mencionar que durante el tiempo que duró el bloqueo los inconformes permitieron el paso sólo de aquéllos vehículos que mostraran llevar a una persona enferma o de la tercera edad, así como una ambulancia.

            En algún momento un oficial de la Policía Federal les solicitó hacer una lista con sus peticiones, lo que fue rechazado.

            También estuvo en el sitio Isaac Montenegro, Director de Gestión Social de la Secretaría de Gobierno de Coahuila, quien intentó entablar un diálogo con los inconformes explicándoles que estaban incurriendo en un delito, pero éstos le imputaron que no tenía ninguna jurisdicción federal para intervenir, por lo que luego de intentarle arrebatar el micrófono con el que se dirigía a los presentes, el funcionario optó por retirarse.

            Minutos después de las cuatro de la tarde, alrededor de 40 elementos de Fuerza Coahuila, algunos de ellos de la unidad antimotines, se presentaron a dispersar el grupo, que en un inicio se resistió al intentar una vez más el diálogo; lo que nuevamente no se logró, por lo que en un momento y sorpresivamente lograron inmovilizar y subir a una patrulla al líder José Villarreal.

            Acto seguido algunas mujeres trataron de enfrentarse a los uniformados e incluso hubo un momento en que se tomaron palos y piedras pero finalmente no pasó a mayores.

            Durante el desalojo, los policías retiraron algunos vehículos que bloqueaba la vía al tiempo que sus compañeros abrían paso a los choferes para que iniciarán la circulación primero hacia Torreón.

            En los carriles que se dirigen a Saltillo, se intentó hacer una maniobra similar pero los manifestantes sacaron de un vehículo a un oficial de Fuerza Coahuila al tiempo que uno de los inconformes tomaba el volante, al tratar varios policías de cerrarle el paso el hombre se echó de reversa y estuvo a punto de arrollarlos pero estos se retiraron de sorpresa y lo obligaron a chocar contra el puente, lo que aprovecharon para sacarlo del vehículo y también someterlo al tiempo que permitían el paso a los trailers que esperaban.

            Campesinos que aún permanecían en el lugar luego de desalojo anunciaron más acciones en los siguientes días, entre ellas acudir a tratar de liberar a sus compañeros y realizar una movilización ahora en las instalaciones del CIMARI.


Destacamos






OPINIÓN