Jueves, 25 Abril 2019 17:08 hrs
» Sureste y Laguna

Habría amparos si avanza reforma laboral como la proponen

Advierte sector empresarial un proyecto de ley que sería lesivo para el país; están de acuerdo en necesidad de reforma, pero que se haga con otros criterios

Por: Esmeralda Sánchez

Saltillo, Coah.- Si se mantienen en la iniciativa de la Ley Federal del Trabajo aspectos claramente perjudiciales para las empresas, es muy probable que éstas puedan buscar los medios de defensa que consideren adecuados; entre ellos están demandas de amparo en contra de su aplicación, pero cada quien vería un medio específico, señaló el Presidente Nacional de la Coparmex Gustavo de Hoyos Walter.

Subrayó la preocupación del sector por algunos aspectos importantes que continúan en la propuesta, además de la falta de avance en organismos públicos que establece la última negociación del nuevo Tratado de Libre Comercio.

Además existen violaciones a las libertades de los trabajadores, como el hecho de no darles el derecho para elegir si quiere o no ser parte de un sindicato, así como decisiones tan importantes como estallar o no una huelga o bien levantarla o no; “que por definición deberían de ser otorgadas a los trabajadores votado por mayoría y se está preservando como un derecho de los líderes sindicales”.

Otra de las preocupaciones es la afectación en las micro empresas, pequeños comercios y talleres donde se tienen cinco o diez trabajadores y donde un paro ilegal podría llegar a la desaparición total de dichas fuentes de empleo. “Las grandes empresas cuentan con la asesoría y los recursos para afrontar una realidad de este tipo, en una suspensión de 60 días como hoy lo establece la iniciativa para que una huelga se califique de legal o no, en el camino al patrón que normalmente es un empresario individual que tiene puesto todo su patrimonio, desaparezca la empresa y a lo mejor hasta la casa”.

Reiteró que no están en desacuerdo en las modificaciones, pero México debe contener para que la legislación no sea notoriamente lesiva para el país, ya que recordó que sólo la Coparmex tiene cinco millones de fuentes de trabajo formales, desde pequeñas hasta las más grandes del país, subrayó que además no se trata de estar en contra de los sindicatos, sino de mantener una convivencia en términos de viabilidad para las empresas.

Respecto de la transición a los tribunales de justicia laboral expresó que se tienen muchos retos, como por ejemplo que el anexo 23 A del TMEC obliga a México a revisar sus contratos laborales en los próximos cuatro años lo que implica alrededor de 125 mil revisiones por año que se traducen en cerca de 375 mil asambleas sindicales por año, lo que en sí mismo puede generar un desequilibrio en las relaciones laborales y que se pierdan empleos, puesto que además se requiere una autoridad administradora que aún no existe.

Además, la conformación del Centro Federal de Conciliación y registro, “que será una especie de mini INE laboral” que va a tener a su cargo todo el proceso de conciliación laboral, registro de los contratos colectivos y reconocimiento de las organizaciones sindicales, pero dicho organismo tampoco existe.

Otro punto es el proceso de transición de los asuntos laborales de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y las 32 juntas locales hacia la conformación de los juzgados laborales que tampoco existen, “lo que significará gran asambleísmo”.

 Dijo que corresponde a la Secretaría del Trabajo coordinar los esfuerzos para ya empezar esta transición, principalmente del registro aunque será autónomo; además de los tribunales que caen en el ámbito del poder judicial de los estados, lo que significará recursos, personal capacitado y contratación de nuevos funcionarios.


Destacamos






OPINIÓN