Lunes, 10 Junio 2019 17:52 hrs
» Sureste y Laguna

Sarahí tiene huesos de cristal, recibe apoyo del DIF

Valiente niña saltillense ha vivido los últimos seis años haciendo frente al padecimiento; la esposa del gobernador Riquelme le donó una silla de ruedas infantil

Saltillo, Coahuila.- El DIF Coahuila sigue en la lucha para que los ciudadanos con mayores necesidades accedan lo más posible a una vida integrada, como el caso de Sarahí, quien ayer recibió una silla de ruedas que le proporciona una movilidad que la alienta en su batalla diaria.

Sarahí es una niña valiente. Como todas las niñas de su edad, acude a la escuela, cumple con sus deberes y trata de ayudar con todo lo que le es posible en las tareas de su hogar.

Ella tiene ocho años de edad, es inquieta e inteligente, pero enfrenta una dificultad poco común: Desde los dos años fue diagnosticada con osteogénesis imperfecta, una enfermedad que demanda de ella y su familia un esfuerzo más allá de lo normal para salir adelante.

Sarahí recibió una visita que le hizo recordar, a ella y a su familia, que no están solos en su batalla contra esa enfermedad, que se conoce también como “huesos de cristal”.

Por indicación de la señora Marcela Gorgón, Presidenta Honoraria del DIF Coahuila, el titular de esta dependencia, Roberto Cárdenas Zavala,  acudió a visitarla, a charlar con ella y entregarle una silla de ruedas infantil adecuada para facilitarle sus traslados, tanto a la primaria donde cursa el tercer grado como a sus consultas médicas, a las que acude cada seis meses a Monterrey.

La osteogénesis imperfecta es una enfermedad que se produce por un defecto genético que causa una serie de trastornos hereditarios, afectando a la producción de colágeno, una proteína que ayuda al fortalecimiento de los huesos.

Esto provoca la formación de huesos frágiles que se fracturan fácilmente, por ello es conocida coloquialmente como enfermedad de “huesos de cristal”.

Este padecimiento es la principal causa de preocupación para la familia de la niña, pues en la realización de sus actividades cotidianas, especialmente en la escuela a la que asiste, está constantemente expuesta al riesgo de sufrir una fractura.

Sarahí vive con sus padres —Alejandro de la Peña Mora y Esperanza López Jiménez (quien padece la misma enfermedad)— y su hermano mayor, en la Colonia Miguel Hidalgo.

Ahí llegó el Director General del DIF Coahuila para platicar con la niña y darle ánimos para que continúe adelante, con la seguridad de que no está sola en su batalla contra la osteogénesis.

Cárdenas Zavala enfatizó que la atención a Sarahí, como a todas las niñas, niños y demás personas con discapacidad, es una prioridad para la señora Marcela, para su esposo, el gobernador Miguel Riquelme, y para todo el personal del DIF Coahuila.

“Por ello estamos al pendiente, junto con otras instancias de gobierno y con organizaciones de la sociedad civil, de ayudar a la población en general, pero especialmente a quienes se encuentran en alguna condición de vulnerabilidad”, expresó.


Destacamos






OPINIÓN