Lunes, 13 Noviembre 2017 18:55 hrs
» Sureste y Laguna

Ven jovencitas embarazo como un escape a problemas familiares

Hay un enfoque equivocado, y aunque ha disminuido la incidencia en Coahuila se sigue considerando como un problema grave por sus implicaciones

Por: Esmeralda Sánchez

Saltillo, Coah.- La falta de comunicación con los padres acerca de los temas y la búsqueda de salir del seno familiar, orillan a las jovencitas a llegar a un embarazo no deseado, lo que si bien ha disminuido en Coahuila sigue siendo un problema de grandes proporciones que requiere estrategias continuas y conjuntas.

Así lo consideró la Directora del Instituto Municipal de la Mujer, Amar Esper Serur, al añadir que en el presente año han atendido al menos a 14 jovencitas menores de 14 años con embarazos, las que parecen no tener conciencia de la responsabilidad de un hijo sino hasta que se percatan de cómo van perdiendo aspectos de su vida que antes de eso les parecían ordinarios.

Otro de los aspectos es la falta de conciencia en el seguimiento del embarazo, ya que la mayoría de las jóvenes no acude a sus citas mensuales ni a dar continuidad a su propia salud y la de su bebé, lo que pone en riesgo ambas vidas. Es por ello que se tiene apoyo de varios médicos que atienden y dan seguimiento a los casos, expuso.

“Muchas veces tienen que ver también con la situación familiar que ellas lo ven como un escape, salirse de sus casas, a lo mejor creen que por quedar embarazadas de la pareja eso quiere decir que él ya no las va a dejar y se va a quedar con ellas siempre, lo que también son ideas equivocadas”.

Señaló que a partir de la entrega de cunas el presente año a un total de 250 mamás de todas las edades, se logró detectar un mayor número de jovencitas en esta situación. Comentó que es indispensable que los padres se involucren a tiempo y al momento en que sus hijos entren en edad reproductiva o sexualmente activa les informen cuáles son los riesgos a que se pueden exponer de no cuidar su salud.

Recalcó que se trata de muchos factores de ahí que sea necesario atender el problema en varios frentes; ya que según Esper Serur existen casos en que ni aún pasando por un embarazo las jovencitas toman conciencia de la responsabilidad pues se ha dado que algunas de ellas se vuelven a embarazar.

“Ser un poco más abiertos en esos temas, muchas veces los dejamos de lado y debe ser al contrario”, indicó. Citó como ejemplo las propias pláticas que realiza la institución en las secundarias, donde se les expone desde métodos anticonceptivos hasta cómo puede cambiar un hijo sus vidas y las oportunidades que pueden perder al ser madres a tan corta edad. “Es hacer una sensibilización con ellas más que nada”.


Destacamos