Jueves, 09 Agosto 2018 18:05 hrs
» Sureste y Laguna

Vinculan bajos salarios a incidencia de enfermedades

Especialistas consideran que obesidad, diabetes y males cardiacos van relacionados con el bajo poder adquisitivo de las familias mexicanas

Por: Esmeralda Sánchez

Saltillo, Coah.- El poder adquisitivo de los mexicanos ha caído en más de 70 por ciento en los últimos 18 años, consideró el Doctor en Economía Antonio Serrano Camarena, al destacar que el criterio a seguir tendría que ser que se asigne un sueldo que alcance al trabajador para adquirir productos que le garanticen una vida saludable.

Expresó que el equivalente para recuperar lo perdido desde el año 2000, es que los trabajadores recibieran al menos 198 pesos diarios como salario mínimo y si bien en este sentido la propuesta del presidente electo Andrés Manuel López Obrador es correcta, el punto es dejar de determinarlo en base a un indicador.

Para Serrano Camarena, en el caso de Coahuila si bien no se tiene esta problemática si se debe mantener un rango de salario que garantice un nivel de vida saludable, ya que con el salario mínimo fijado en la actualidad a nivel nacional, se acarrean para el país problemáticas de salud tan caras como la diabetes, la obesidad y los problemas cardíacos.

Indicó que en el país el salario mínimo promedio no llega a los tres dólares la hora, por debajo aún de países como Chile, y en las negociaciones para revisar el Tratado de Libre Comercio con estados Unidos y Canadá se ha hablado de que al menos en lo relativo a la industria automotriz el pago base sea de 16 dólares la hora.

Indicó Serrano Camarena que en 2015 el costo promedio de la industria automotriz en el país estaba entre 9 y 11 dólares por lo que no estamos tan lejos de otorgar lo que pretende Estados Unidos en el marco del TLC, aunque las empresas extraneras se instalan en México aprovechando el bajo costo de la mano de obra.

Además, la competencia salarial en el país es especialmente importante dado que se compite por bajos salarios y no por productividad o calidad, lo que está ocasionando que ciertas partes del país utilicen esa estrategia como primer eslabón para generar un desarrollo, “que posteriormente se dan cuenta que no es rentable”.

Expresó que en el caso de Coahuila dicha competencia afecta, porque decide en qué entidades se instalarán las empresas, pero destacó que con la inercia actual aún se conserva una competitividad a nivel local para continuar generando fuentes de trabajo, aunque no será permanente y en algún momento la curva tendrá que bajar.


Destacamos