Domingo, 28 Abril 2013 11:38 hrs
» Especiales

La reforma educativa es una opción de sobrevivencia

El país ha renunciado a formar su inteligencia, señala el Doctor Juan José Rodríguez; llama a entender que la educación construye el futuro

La reforma educativa es una opción de sobrevivencia
28/Abril 11:38 hrs
»Especiales
El Doctor Juan José Rodríguez, Miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel uno e historiador, afirma que la Reforma Educativa es ya la única opción que tiene el país para su sobrevivencia.
AUTOR
Tipo jpeg
Tamaño 121.99 KB
Pixeles 1024 x 687 px

DESCARGAR

Como la única opción para lograr la sobrevivencia del Estado y de la sociedad calificó el Doctor Juan José Rodríguez la reforma educativa que intenta aplicarse, -con feroces protestas en algunos estados- en nuestro país. Sostiene que llegó la hora de apostarle a las mentes brillantes, para generar una economía más estable que permita la equidad en los ingresos e igualdad social, más allá de la riqueza de recursos naturales.

                  El Doctor Rodríguez, Miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel uno e historiador, afirma que el monopolio en que llegó a convertirse la educación en México le privó a muchas generaciones de la posibilidad de alcanzar una formación de calidad, y el deterioro que permeó en aspectos culturales y económicos.

                  “Creo que no tenemos otra opción, es una opción muy válida, ya no podemos descuidar tanto a la educación, eso significa encontrarse con un futuro cada vez más incierto, más inestable, se debe replantear todo, creo que es una forma de sobrevivencia del estado mexicano, la parte más sensible, porque la educación es lo que va a permitir que la mayor parte de la gente tenga un futuro”, expresó.

                  Advierte que la educación debe ser producto de demostración de resultados, con exámenes para los profesores, para que garanticen su ingreso, su promoción, su reconocimiento, su permanencia, “no puede haber eternidad en las plazas”.

                  “La sociedad misma existe porque compite, y gran parte del problema es que no se compite en educación, tampoco en salud, como tampoco se compite en energía eléctrica, tampoco en energía o en petróleo, son monopolios”, mencionó.

                  Las plazas de la educación las ha tenido el sindicato y por consiguiente el Estado, “él controla el ingreso y generalmente quien ingresa es quien apoya al estado, por supuesto el estado es el grupo dominante, entonces las plazas no son para quienes tienen más conocimiento, para quien acude a un concurso de oposición y demuestra que es el más capaz sino el que participa en la campaña”.

                  Esta ha sido la apuesta, expresa, el país ha renunciado a formar su inteligencia, vivimos en una sociedad en que lo más importante no son los recursos naturales sino las neuronas.

                  “En los momentos que vivimos actualmente lo más importante para el país son las mentes brillantes, la gente pensante que puede crear propuestas, que puede generar empleo con sus propuestas, una educación de calidad es la forma de salir de esta situación”, subrayó.

NECESARIO RECUPERAR LA CONFIANZA DE LA SOCIEDAD

                  En otras naciones europeas o en los países del medio oriente ésta ha sido la apuesta, casos específicos como Japón, Corea, Signapur, China, la calidad de la educación es sagrada y la población está convencida de que debe estudiar, hay una cultura que promueve la educación y en nuestro país no se generó esa cultura de apoyo a la educación, sino otra de desconfianza hacia la ciencia.

                  “En nuestro país se relaciona más a un científico con un loco que como promotor de la sociedad, nuestro país tiene más acercamiento hacia la superstición, la población no apuesta por la educación de sus hijos, nuestra sociedad dejó de confiar en la educación, ha habido generaciones que sí creyeron, pero no hubo la corresponsabilidad del Estado”, afirmó.

                  Y por el contrario, hoy existe una propuesta muy amplia de educación en el país pero un abandono muy numeroso de la juventud mexicana y de las familias hacia la escuela.

                  Esta pérdida de credibilidad en la educación por parte de la sociedad se debe al hecho de que la escuela dejó de representar a la sociedad, porque no garantiza un crecimiento o una movilidad social.

                  “El padre está entendiendo ¿para qué, si el primo o el hermano que hizo carrera no encuentran empleo?, ¿para qué tener qué ahorrar para que el muchacho estudie si no va a convertirse en un elemento seguro de promoción?, va a obtener un título, pero eso no le va a asegurar un mejor sueldo”, comenta.

                  Sin embargo afirma que ve posibilidades esta reforma, en el sentido de que no hay de otra, “se le tiene qué apostar, que nuestra representante sindical esté en la cárcel es un buen indicador, que hay muchos intereses que no quieren que esto se dé, es cierto, pero los cambios no siempre son aceptados universalmente por el hecho de ser justos, siempre hay fricciones, siempre hay personas no dispuestas a renunciar a los privilegios que ha tenido”.

                  Y afirma que la gente que actualmente se está moviendo en Guerrero y en Oaxaca es la que controla las plazas y que en lugar de recibir un cheque, recibe diez o quince cheques y tiene a toda su familia cobrando.

NO BASTAN LOS PLANES, SE REQUIERE EQUIPAR ESCUELAS

                  Afirma que el reto de la educación va mucho más allá que la modificar los planes actuales,  “hacen falta escuelas más equipadas, una población que tenga programas contra la pobreza porque no se puede tener a alguien que tiene otros problemas, el profesor puede dar un curso excelente, su desempeño puede ser excelente, pero si el alumno no desayunó, si tiene temor de lo que pasa en su casa o en la calle, si está pensando que en recreo va a haber problemas, no basta la función del docente”.

                  Menciona que el profesor debe ser apoyado y debe complementarse su desempeño con otras cuestiones que son más responsabilidad de la sociedad, la sociedad tiene qué volver a creer en la educación, y hay qué garantizarle que crean, que sí sirve invertir, que estén atentos los padres a las necesidades de la escuela, la intención un poco del estado de ir facilitando la autonomía de las escuelas y que el padre se involucre.

                  Respecto a las consignas que se promovieron en Coahuila, en el sentido de que con la reforma educativa se privatizaría la educación señala que no hay ninguna idea en este sentido; en la Ley General de Educación se plantea que el Director busque otros recursos, que junto con los padres gestione, pero no privatizarla.

                  Indicó que existe una especie de complicidad, no se trata de decir la educación es gratuita y por lo tanto no exijas nada, sólo reconóceme.

                  “La educación es gratuita pero además debe ser de calidad, si no, no sirve, como tampoco sirve un médico que no sea de calidad, o un mecánico que no sea de calidad, así es aquí, una educación sin calidad no sirvió de nada, la inversión en seis años, más tres años de secundaria más la prepa y algo de universidad no es útil, es dinero perdido”, manifestó.

                  Como una excelente medida considera los horarios extendidos en las escuelas, pues el niño tendría menos tiempo de ver televisión que está plagada de malos programas que se contraponen a los nuevos perfiles que se esperan en las nuevas generaciones.

                  “A los niños les das esa oportunidad, porque ya en casa tienen menos posibilidades de relacionarse con compañeritos que en la escuela y para ellos la comunicación es fundamental y allí la tienen, están  vigilados, cuidados, están siendo atendidos, por eso deben ser mejor equipados los planteles”, comentó.

                  Indica que si el país se ha endeudado por otras cosas menos trascendentes, es necesario ahora para destinar un presupuesto acorde a las necesidades.

                  “Es un asunto incluso de de sobrevivencia, en la medida en que la sociedad esté educada a todo mundo nos irá mejor, nuestros hijos tendrán la posibilidad de relacionarse en los mejores términos, de otra manera ya ni siquiera tienes posibilidad de salir de casa”, afirmó.

                  Y respecto al controversial tema de las evaluaciones que contiene la reforma educativa para permitir la permanencia de los profesores en las aulas indicó que el maestro está acostumbrado a ser evaluado, y lo deseable es que sea justa la evaluación, profesional, transparente, imparcial, que eso se asegure, pues ha prevalecido una falta de confianza en las instituciones, porque las instituciones han funcionado sólo de manera amañada.


Destacamos






OPINIÓN