Miercoles, 26 Junio 2013 10:43 hrs
» Internacional

México en el Mundo

El Periódico El País, en su portal de Internet publica:

Los inmigrantes mexicanos se quejan de la falta de apoyo de su gobierno

En México, el país de origen de más de 30 millones de personas que viven en EE UU (la mayor presencia de inmigrantes foráneos en un país extranjero en el mundo), la decisión del Senado estadounidense de fortalecer la seguridad con más agentes armados y construir más de mil kilómetros de muro en la frontera fue recibida con frialdad.

"Las bardas no son la solución al fenómeno migratorio y no son congruentes con una frontera moderna y segura", afirmó la tarde del martes el secretario de Exteriores mexicano, José Antonio Meade, en un mensaje a los medios de comunicación. "No contribuyen al desarrollo de la región competitiva que ambos países buscamos impulsar".

Pero las palabras del Canciller mexicano le saben a poco a César Rea, presidente de la Asociación de Comunidades Mexicanas Unidas en Chicago, Illinois, establecida en 2000. "Nosotros sabemos que los republicanos han maltratado nuestra situación por muchos años y que han chantajeado al presidente [Barack] Obama para aumentar el presupuesto para militarizar la frontera. Eso no resolverá el problema migratorio, todo el mundo lo sabe. Pero nos preocupa más el silencio y la pasividad del Gobierno mexicano. Los que vivimos aquí esperamos una reacción más firme", explica.

La posición de Rea es común en la mayoría de las asociaciones de mexicanos en EE UU consultadas por este periódico. Del Gobierno mexicano no esperan mucho, y en cuanto a la reforma migratoria prometida por Obama, que se votará el jueves, mantienen la esperanza, pero también muchas reservas. "Así es siempre. Dan buenas esperanzas, y se cae... dan buenas esperanzas, y se vuelve a caer...", comenta Enrique Villaseñor, secretario del Club Cerro Ortega de Los Ángeles (California). Esta asociación se encarga de recibir a muchos de los inmigrantes recién llegados. Solamente 30 en los últimos 15 días, describe. "Llegan asaltados, golpeados. A uno de ellos lo violaron. Todos los que llegan cuentan lo mismo".

Quizá por ello es que Villaseñor no opina con la misma dureza que Rea sobre la militarización de la frontera. Asegura que la violencia en los cruces entre los dos países ha aumentado "muchísimo" en los últimos años -"antes se podía entrar caminando", recuerda-, pero subraya que el problema no es el aumento de seguridad en el lado de EE UU, sino la espiral de violencia en la que está sumida la frontera mexicana. "Muchos venimos a trabajar, pero también entiendo la actitud de la policía [de EE UU] porque cada vez es más común que contrabandistas intenten entrar a la frontera". Enumera los casos que ha atendido en estas dos semanas: "De 30, solo cinco se salvaron de algún tipo de violencia. Y a todos, por lo menos, los han estafado".

De ahí la urgencia de regularizar el paso en la frontera, opina Francisco Álvarez Calderón, presidente de la Federación de Clubes Zacatecanos en Forthworth (Texas), con más de 4.000 miembros. "Estamos de acuerdo en que se aumente la seguridad en la frontera, todos los países la deben de tener, pero tampoco se trata de que la reforma se aprueba solo cuando se haya sellado el paso", explica. "Si lo que quieren los republicanos es que primero se bloquee la frontera para avanzar, estamos hablando de por lo menos 10 años más, y esto es urgente. Pero si lo que se aprobó el lunes es el capricho de los que están en contra de la reforma para proceder, pues está bien, que vaya. Lo importante es que esto [el problema migratorio] se resuelva ya".

Álvarez también se lamenta de lo que califica como "falta de firmeza" del Gobierno mexicano ante EE UU. "No puedo opinar sobre su postura [del Gobierno mexicano], porque es una no-postura. Nosotros siempre volteamos para ver cómo ayudamos a nuestra gente. Nos preocupa nuestro país y aportamos mucho a nuestras comunidades, ya sea con remesas o colaborando con las autoridades. Pero el hecho es que los inmigrantes no estamos ni representados allá [en México] ni respaldados aquí [en EE UU]. Yo entiendo que son políticas internas y que no pueden participar directamente en las decisiones del Congreso de EE UU, pero sí que pueden asumir posturas a favor de nosotros. No tenemos ni siquiera un respaldo básico", acusa.

Pero más allá de la decepción por lo que juzgan como un tibio apoyo del Gobierno mexicano, las miradas están puestas en la votación del jueves. "Tenemos muchas esperanzas", continúa Álvarez. "[En la reforma migratoria] No se han logrado todos los objetivos que se esperaban pero millones de inmigrantes queremos que se dé esta reforma. Ahora no podemos claudicar". Rea afirma que, de aprobarse la propuesta, "Estados Unidos se dará cuenta de que la mayoría de los inmigrantes no venimos a robar ni a cometer crímenes". Y opina que un voto en contra repercutiría en las urnas. "Desde que ganó el señor Obama, ha quedado claro que nuestra opinión pesa mucho. Ellos [los opositores a la reforma] deben de darse cuenta de que tenemos hijos y ellos alcanzarán la mayoría de edad y votarán. Y se acordarán de quiénes fueron los responsables de que sus padres sufrieran tanto tiempo".

El Periódico El País, en su portal de Internet publica:

México destina el 93% de su presupuesto en educación a pagar salarios

Es el tercer país de la OCDE con más jóvenes que ni estudian ni trabajan.

La mayoría de los mexicanos (64%) no ha acabado la 'prepa', previa a la universidad.

México destina el 83% de su presupuesto para educación a pagar salarios de profesores, y el 93% a la remuneración del personal del sector, según el último informe Panorama de la Educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Los de México son los porcentajes más altos entre los 34 países miembros de la organización, donde la media del presupuesto dedicado a sueldos es del 62% y del 78%, respectivamente.

Los datos llegan en medio de la larga batalla de los sindicatos de la enseñanza contra la reforma educativa del Gobierno, al que recriminan por sus condiciones de trabajo y por proponer una nueva evaluación más dura de su trabajo.

"Muchos de los argumentos, especialmente de la cúpula del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), aludían a que la educación no avanzaba porque no había suficientes recursos. El presupuesto se va elevando de año en año, pero el problema es cómo se distribuye. Llegan a los Estados y los gobernadores tienen injerencias sobre las decisiones. La parte mas opaca, además, es el padrón de maestros. No sabemos cuántos son, dónde están, qué enseñan...", argumenta Maite Azuela, miembro de la Coalición Ciudadana por la Educación. Un "monstruo burocrático", llama al aparato educativo Rossana Reguillo, investigadora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que incluye "venta de plazas, un inspector y el jefe del inspector y el jefe del jefe del inspector, vínculos con corrupción...".

En 2010, México gastó el 6.2% de su Producto Interior Bruto en enseñanza. Supera a países como Brasil (5.6%), España (5.6%) y Suiza (5.6%) y está prácticamente al nivel medio de la organización (6.3%). Eso sí, entre 2005 y 2010, el gasto por estudiante e institución educativa (primaria, secundaria y educación media superior) aumentó solo un 4%, un ritmo muy por debajo de la media de 17%.

El estudio de la OCDE también revela que un profesor en México atiende muchos más alumnos por clase que los demás países de la organización: 25 en preescolar (14.3 en la OCDE), 28 en primaria y 29.9 en secundaria y educación media superior.

"Teniendo en cuenta el tamaño de la población joven de México, aumentar el gasto en la educación no se traduce necesariamente en un mayor gasto por estudiante", alerta el informe. De media, el Estado mexicano gasta en un estudiante que curse de primaria a educación superior el 20% del PIB per cápita frente al gasto medio del 28%.

Jóvenes fuera del sistema

Un punto destacado del informe es el porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan. México es el tercer país de los 34 de la OCDE en esta categoría. En 2011, el 24,7% de los mexicanos entre 15 y 29 años se encontraban en esta situación, frente al 27,6% de Israel y al 34,6% de Turquía. La media es del 16%.

Ante el dato han surgido voces que claman contra el calificativo de "ni-nis". Como la de la investigadora Rossana Reguillo. "El término oculta una grave problemática y banaliza la situación de estos jóvenes. Un primer problema estructural es la ausencia de una inversión económica que pueda dotar de suficiente infraestructura a la educación. El segundo, todo un problema político-económico, el de un sistema antes controlado por Elba Esther [Gordillo, la que fue líder vitalicia del SNTE, detenida el pasado mes de febrero por desvío de fondos y delincuencia organizada]". "A esto súmale la pobreza y la falta de empleos que hacen que muchos tengan que abandonar la escuela para generar recursos para la familia, normalmente en el sector informal", agrega. Pese al crecimiento de las clases medias en la última década, el 60% de la población pertenece todavía a la clase baja.

El problema de los jóvenes que no trabajan ni estudian, sin embargo, no es nuevo en México. Mientras que en otros países de la OCDE la crisis económica ha provocado un fuerte aumento de este perfil, en México se ha mantenido estable durante toda una década (24.6% en el año 2000, 24.9% en 2005 y 24.7% en 2011). La OCDE concluye que México sufre "una falla estructural" con rostro de mujer: el 37,8% de las adolescentes y jóvenes no tienen oficialmente trabajo ni estudian, el triple que los hombres.

El estudio de la OCDE también revela que, dentro de esta población, el porcentaje de desocupados aumenta con la edad: del 18.9% de chicos entre 15 a 19 años crece al 27.2% entre los de 20 a 24, y alcanza el 29.5% en los que tienen entre 25 y 29 años. Y disminuye con el nivel de educación: solo el 16,8% de los que llegaron a la educación superior están desocupados, frente al 27.6% de adultos jóvenes que no han superado el bachillerato.

La mayoría de la población no llega a la prepa

Muchos estudiantes abandonan al llegar a la ‘prepa', previa al ingreso en la universidad. México tiene las tasas de matrícula más bajas de la OCDE (56%) entre los jóvenes de 15 a 19 a pesar de tener la mayor población de su historia en este grupo, explica la organización. La media es mucho más alta, el 84%, y otros países de Latinoamérica adelantan por mucho a México: el 77% de los jóvenes brasileños llega, igual que lo hacen el 76% de los chilenos y el 72% de los argentinos.

Si hablamos de población total, el 64% de todos los mexicanos no ha llegado a la educación media superior (en la OCDE es el 25%). No obstante, el dato va mejorando en las nuevas generaciones: el 23% de los jóvenes de 25 a 34 años ha obtenido educación universitaria, mientras que solo el 12% de los adultos mayores, de entre 55-y 64 años, llegaron a completar esos estudios. La cifra sigue estando lejos del 39% de media de la organización, pero los niveles de educación superior juvenil han aumentado 6 puntos desde el año 2000 y ya superan a los de Austria, Brasil, Italia y Turquía.

La escolarización de niños de cuatro años es casi total, según la OCDE, pese a que en 2005 la tasa era del 70%.



Destacamos






OPINIÓN