Jueves, 20 Junio 2019 07:38 hrs
» Opinión

Despertamos al Kraken

del mismo autor

            La carencia de participación ciudadana es la joya de la corona para AMLO.

            Una nación con ciudadanos desinteresados en los asuntos públicos, que desfoga sus frustraciones a través del Facebook y grupitos de whatsapp, pero que es incapaz de manifestar en una marcha sus posturas, es una nación de lacayos, de agachones, que definitivamente tienen el gobierno que se merecen.

            El tema más polémico en México son las diferencias entre chairos y fifís con tremendas discusiones en los medios de comunicación, en las redes sociales, en las reuniones familiares. Todos opinan, todos tienen cifras, unos critican todo lo que los otros alaban y éstos últimos reclaman el silencio de los primeros en sexenios anteriores.

            Pero todo es jarabe de pico, verborrea, rollo, choro y nada, pero nadita de acción.

            Mientras eso sucede un hombre avanza en la construcción de su modelo de país. Reforma la constitución, el sistema educativo, de salud, de seguridad, de migración, laboral, la forma en que se toman las decisiones, dicta que obras se quedan y cuales desaparecen.

            “Benditas redes sociales”, como lo dijo alguna vez, refiriéndose a ésta fabulosa válvula de escape para tiros y troyanos, que lleva a la parálisis de la voluntad ciudadana y desgasta las energías sociales, las cuales se queman en infiernitos.

            Ustedes critiquen, hagan memes, griten, rásguense las vestiduras, pero no actúen más allá de su teléfono celular. Ahí quédense jorobaditos, perdidos en la matrix. Ahí están bien.

            Andrés Manuel no es un tonto ni un loco, como tampoco es un demócrata. AMLO es un político astuto, con un perfectamente definido modelo de país que está construyendo sin oposición alguna.

            Opera quirúrgicamente cubierto por una nebulosa de mañaneras, consultas, dislates, renuncias y demás estratagemas que llenan su costal de mañas aprendidas en toda una vida de lucha por el poder.

            Ha sido sincero, eso sí, cuando habla de que se trata de un cambio de sistema y que además lleva prisa.

            Apoyado por el Congreso de la Unión aplica método, sigue fórmulas, da pasos certeros y avanza unidireccionalmente como una aplanadora.

            La estrategia la conocen un puñado de incondicionales, todos los demás, amigos y enemigos vemos la táctica.

            En pocos años nos encontraremos en un punto sin retorno, sin instituciones, sin oposición, sin equilibrio de poderes, sin desarrollo económico y con un estado benefactor y controlador de mano férrea que tendrá sujeta a la sociedad como un pulpo a su presa, como el Kraken de la mitología escandinava.

            Me gustaría equivocarme, pero tampoco soy ingenuo.

            A todos gracias por sus comentarios buenos y malos, por sus manitas con el pulgar extendido y sus mentadas de madre, pero sobre todo por su pasividad, que permitirá el surgimiento de otro México, uno que no les va a gustar y por el que tendrán que defenderse ustedes mismos algún día.

            PD. Si envías este artículo a todos tus contactos un milagro ocurrirá en menos de 24 horas, una señora no lo envió y su perrito se murió instantáneamente. Si eres crédulo del celular y lo revisas cuando menos 250 veces al día, durante tu horario laboral, familiar y de sueño, pero no haces nada productivo por la patria, entonces envía éste artículo a tus contactos y con ello siéntete orgulloso de ser mexicano. Información que cura.





OPINIÓN