Centro
Sábado 22 de Enero del 2022 20:21 hrs

A la espera de la inclusión de las personas con discapacidad

Incluir de manera universal a las personas con discapacidad a la pensión es sólo una justicia social, porque aún hay muchos temas pendientes, consideró Eleazar Castellanos, empleado y empresario con discapacidad motriz.

La pensión de apoyo a las personas con discapacidad se estableció en márgenes de edad hasta los 29 años quedando excluidos un gran segmento de la población; confían concreten apoyo universal

Monclova, Coah.- Personas con discapacidad esperan que los gobiernos, tanto Federal como los estatales, concreten el programa de apoyo universal para ellos, como lo mencionó el Presidente de la República en su informe, destacó Eleazar Castellanos Rodríguez, empleado y empresario con discapacidad motriz.

“Ayer, en el informe el Presidente dijo que está hablando con los Gobernadores para poder llegar de manera universal a que las personas con discapacidad de cualquier edad y tengan acceso a esa pensión universal, yo hago un llamado a nuestro Gobierno para ver que avance en esa negociación y, si no le han llamado, para que nos presentemos nosotros, saber a qué estamos dispuestos en Coahuila a entrarle a ese programa”, externó.

La pensión de apoyo a las personas con discapacidad se estableció en márgenes de edad hasta los 29 años quedando excluidos muchos en edad arriba de los 30 años quienes por su condición no pueden tener un trabajo formal, lo que conlleva no contar con seguridad social, ni cotizar para la vejez, apuntó.

Aclaró que incluir de manera universal a las personas con discapacidad a la pensión es sólo una justicia social, porque también está pendiente la inclusión a participar de la actividad productiva, política, deportes, educación, salud, transporte, infraestructura urbana, y demás, pues carecen las ciudades de condiciones de desplazamiento de la gente con inhabilidad.

Cuando las personas como él, dijo, tienen una condición de por vida, aunque se esfuercen, siguen sin ser “vistos” por legisladores, autoridades y sociedad, pues la prueba es que no hay condiciones de inclusión en edificios públicos ni en las calles para que una persona en silla de ruedas, por ejemplo, pueda acceder o transitar, o una con discapacidad visual.

En su caso, con una discapacidad motriz, pudo estudiar y desarrollarse profesionalmente, además de ser empresario en pequeño, pero otros no han podido y no deja de haber exclusión en muchas actividades y en la sociedad.