Carbonífera
Martes 22 de Junio del 2021 15:23 hrs

Confirman siete víctimas en la cueva; incorrecta la lista oficial


Se comprobó que el trabajador Carlos Moreno se encontraba en el interior

Rancherías, Municipio de Múzquiz.- La falta de control y complimiento de la normalidad operativa en la cueva de Micarám se reveló de nueva cuenta al aclararse que efectivamente el trabajador Carlos Moreno Cervantes se encontraba en el interior de la mina y no así Francisco Briseño Ríos, inicialmente reportado como ingresado por la empresa, con lo que el número de víctimas de la inundación es efectivamente de siete.

Fue la familia de Carlos Moreno la que alertó a la Organización Familia Pasta de Conchos sobre que el trabajador se encontraba en el interior al momento del siniestro, que no lograban contacto con él y que no aparecía en la lista oficial, por lo que se estimó en un momento la posibilidad de ocho víctimas.

Asimismo, obreros de otras cuevas operadas en la zona reiteraron que el carbón que se extraía de la cueva de Micarám siniestrada si estaba siendo entregado a la Comisión Federal de Electricidad a través de los pedidos adjudicados a la empresa Carkim, del mismo dueño Eduardo Rubén Morales.

José X, minero que solicitó omitir su nombre real por temor a represalias –“de esto tenemos que vivir, desgraciadamente”- informó que en el área de “Los Menor” existen en total 6 cuevas que extraen carbón metalúrgico en las orillas del talud y reveló que de ellas 4 estaban inundadas y ahora las dos contiguas también inundadas y siniestradas.

Por conocer el interior de la mina, José se sumó como parte de los voluntarios que apoyan los trabajos de la cuadrilla de rescate de Minera del Norte, y señaló que solo la cueva del siniestro se encontraba entregando carbón, que Morales despachaba a la CFE como si fuera de Carkím, porque a Micarám no le otorgaron contrato.

“La verdad los de la CFE no tienen la menor idea de lo que hicieron al entregar los pedidos, no saben de minas y no conocen los vicios que dominan este negocio o están metidos en los enjuagues”, afirmó uno de los pequeños productores que sí cumplen la normatividad y no fueron adjudicados con órdenes.

Dijo que son innumerables las cuevas y pozos que trabajan sin normas de seguridad, “casi como en tiempos de la esclavitud para sus trabajadores” y que a través del coyotaje logran meter el carbón en las partidas que se envían a las plantas de la Comisión como si fuera carbón térmico siendo metalúrgico. “Mitad tierra, mitad carbón, y se los reciben… por algo será”, apuntó.

Señaló como ejemplo minas de la familia de Tania Flores, candidata de Morena a la alcaldía de Múzquiz, quien recibió pedidos con base al carbón que generaría en un pequeño tajo y en dos pozos localizados en la mancha urbana de Sabinas, “los dos accidentados y por lo tanto vetados, pero le dieron los mayores contratos y seguramente están coyoteando si es que cumplen”.