Centro
Sábado 04 de Diciembre del 2021 07:19 hrs

Monclovense trabajó para el Pentágono en EU; lo atribuye a su formación en UAdeC

Omar Mendoza Morín compartió su visión y experiencia a alumnos de la Facultad de Metalurgia de la UAdeC.

Omar Mendoza, jubilado tras una trayectoria de más de 37 años, charla con estudiantes, pondera calidad de la formación universitaria y la oportunidad que representa AHMSA para consolidar conocimientos

Monclova, Coah.- Un abanico de oportunidades a nivel mundial existe para los egresados de la Universidad Autónoma de Coahuila en Metalurgia e Ingeniería, por la preparación académica excelente y dado el déficit de ingenieros metalúrgicos, destacó Omar Mendoza Morín, monclovense jubilado del Pentágono de Estados Unidos.

Con las bases de la carrera en Ingeniería Mecánica y Eléctrica, de la UAdeC, pues antes no existía Metalurgia, Omar Mendoza se especializó sobre la marcha en metales, turbinas, energía, y comenzó a destacarse en su trabajo en la Armada y Fuerzas Aéreas de Estados Unidos al dar soluciones a problemas graves de los aviones.

Llamó la atención cuando empezó a enseñar el aspecto técnico, metalúrgico, y cómo el combustible sintético le ayudaba a la vida de las turbinas de aviones que tenían problemas de rendimiento y él estaba dando soluciones para el sostenimiento y vida de las naves, recordó el entrevistado.

Así que sus proyectos comenzaron con un millón de dólares anuales hasta llegar a 100 millones de dólares, autorizado por el presupuesto federal, en un cargo de responsabilidad del Pentágono.

El monclovense ofreció una plática ante alumnos de la Facultad de Metalurgia donde se auxilió con videos de lo que hacía en el Pentágono de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y la aplicación del conocimiento en los metales y combinaciones.

“Darle ese mensaje a los estudiantes de que esta Universidad es de primera, no hay necesidad de salir a Monterrey o Saltillo, Torreón, aquí, esta universidad (Autónoma de Coahuila), vale mucho, yo soy prueba de ello, es el mensaje que quiero dar a los estudiantes y a los nuevos que están en bachillerato, que soy prueba de que las bases académicas en Monclova son de primera y excelentes”, enfatizó el expositor.

Reconoció que, con sólo su carrera, sin tener una especialidad o doctorado, se distinguió del resto de ingenieros estadounidenses pues la enseñanza que llevaba de su profesión era muy firme y supo dar respuesta a problemáticas prácticas.

Destacó que las oportunidades están para los egresados por los buenos conocimientos que adquieren en la Universidad Autónoma de Coahuila y porque hay escasez de ingenieros metalúrgicos a nivel mundial ya que en Estados Unidos los egresados son de la industria siderúrgica siendo que tiene pocas empresas del rubro.

Destacó que en Monclova, los egresados metalúrgicos tienen a la principal acerera, Altos Hornos de México, para hacer un buen proyecto que eficiente en calidad y disminución del costo de operación.

“Es una industria de las más importantes en México, yo creo que una industria como ésta no hay en Estados Unidos, y tener la fuente de ingenieros metalúrgicos, para que apoyen su tecnología, porque tienen muchos procesos también ya anticuados y el ingeniero metalúrgico puede entender la nueva tecnología y puede hacerlo más eficiente para que puedan competir a nivel mundial”, apuntó.

Exhortó a los jóvenes a desarrollarse sin miedo donde la base principal que estudian, que son los metales, están en todo, aviones, navales, en la industria automotriz y en ramas infinitas como sus oportunidades.

Dijo estar orgulloso de ser de Monclova, egresado de la Universidad Autónoma de Coahuila, y quiere ver que los jóvenes sigan adelante con el pensamiento de que sí se puede porque la enseñanza académica aquí es muy competitiva.

Mendoza Morín reside en San Antonio, Texas, luego que hace poco se jubiló del Pentágono con una trayectoria de 37 años de labor, ya que comenzó a trabajar en Corpus Christi en la Armada con helicópteros; en San Antonio, experto en turbinas; en Oklahoma, jefe de laboratorio, y posteriormente en el laboratorio de las Fuerzas Aéreas en Ohio.