Jueves, 28 Febrero 2019 17:53 hrs
» Sureste y Laguna

Maestra libra acusación y ahora exige reparación del daño y disculpa

Se le señaló por presunto desfalco en una escuela, se le separó del cargo, y en instancias administrativas logró un fallo a su favor; ahora demanda a la Secretaría de Educación

Por: Esmeralda Sánchez

Saltillo, Coah.- La maestra Dora Elia Sánchez Rangel, presentó una demanda en contra de la Secretaría de Educación de Coahuila, en  la que solicita la reparación del daño y una disculpa pública, al no cumplimentarse un fallo emitido por el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado, en el que se conmina a la dependencia a reinsertarla en su lugar de trabajo, donde fue removida debido a una indagatoria por presunto desfalco a padres de familia, asunto del que fue ya exonerada.

La profesora, que dice tener 31 años de servicio en el sistema público, convocó a rueda de prensa y presentó documentos emitidos por la propia Secretaría de Educación y el Tribunal de Justicia Administrativa, donde se presentan los fallos de ambos organismos en los procedimientos iniciados en su contra y promovidos por padres de familia de la escuela Ramón Garza de la Rosa.

Explicó que estando como directora del plantel, en el mes de marzo del año 2018, fue objeto de lo que calificó como calumnias y difamación, por parte de autoridades de la Secretaría y padres de familia de la escuela primaria en cuestión, lo que asegura causó un “daño irreversible” a su persona y a su familia.

“Fui señalada sobre el uso indebido de recursos económicos de padres de familia… al respecto me defendí, me continúo defendiendo, fui absuelta por el TJA el día 3 de julio, posteriormente se dicta otro procedimiento administrativo y el día 11 de enero vuelvo a ser absuelta y se solicita la restitución de mi persona al centro de trabajo”.

No obstante, la Secretaría de Educación la reubicó en otro plantel educativo, la Escuela Francisco Murguía turno matutino, por lo que exige y solicita al estado se repare el daño moral y económico causado a su persona; “se cumplió a medias la orden que se dio, el día 15 de enero, yo no me he presentado al centro de trabajo desde el pasado 5 de noviembre en que salí a tomar un curso de mediación de 15 días, en ese inter de ese curso se generó otra situación motivo por el cual me movieron de centro de trabajo”.

Dijo que ella insiste en regresar a la escuela Ramón Garza por una cuestión de dignidad, y asegura que los problemas suscitados sólo abarcaron a alrededor de diez padres de familia, contra más de 300 que tiene el plantel, además de que en la escuela donde labora actualmente, el sistema sigue presentando su cambio como motivado por un procedimiento administrativo pese a que la Secretaría de Educación ya emitió una absolución sobre el mismo.

La maestra presentó una demanda de juicio de responsabilidades a los servidores públicos, pues asegura que la Secretaría violó la secrecía al otorgar datos personales suyos a padres de familia y medios de comunicación. Sobre el monto que pretende conseguir con la demanda, dijo que esto no se ha evaluado por su parte pero aclaró que el resarcimiento del daño será del tipo que la autoridad indique, ya sea moral o económico.

No obstante dijo que durante los dos meses que no pudo regresar a trabajar, la maestra vio retenido su sueldo al ser suspendida de sus labores, además de que los dichos de los padres sobre supuestas malversaciones no tienen sustento, según ella, dado que la propia Secretaría le solicitó que al momento de bajar los recursos de los padres de familia, se facturaran los gastos a nombre del gobierno del estado.”Son recursos de los padres y su servidora no es responsable ni de cuentas de sociedad de padres de familia, ni aparece en los estados de cuenta”.

La maestra anunció que tampoco ha descartado la posibilidad de actuar legalmente en contra de los padres de familia que la señalaron como presunta responsable de desfalcos en la institución.


Destacamos






OPINIÓN