Especiales
Martes 17 de Mayo del 2022 10:02 hrs

Encienden alertas por desaparecidas en el noreste

Pie de foto- El Caso Debanhi enciende las alarmas para que el noreste aborde con mayor urgencia la violencia de género, la desaparición y el asesinato de mujeres.

El caso Debanhi desató psicosis y puso en evidencia la necesidad de erradicar la violencia de género tanto como la desaparición y asesinato de mujeres en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas

SEGUNDA PARTE

Saltillo, Coah.- La desaparición de Debanhi, las causas, motivos y el desarrollo de su búsqueda durante más de 13 días se convirtió en un referente a nivel nacional. Las imágenes de sus padres y los reclamos a la Fiscalía de Nuevo León al recorrer un sitio que las autoridades determinaron como punto de reunión para su búsqueda pusieron en duda los protocolos y el quehacer de los elementos que “peinaron” la zona sin encontrar a la joven de 18 años desde el día uno.

Debanhi Escobar se convirtió en una de las víctimas emblema de una crisis de género que va en aumento, no sólo en Nuevo León, sino en todo el noreste del país y en México en general, donde la desaparición de 9 mujeres al día, de las 14 personas que desaparecen a diario en el país, ya que en 2021 se registraron 5 mil 110 desapariciones de hombres, mujeres y niños.

La pregunta más aterradora en el resto de los estados del país, y en especial para los estados vecinos, es si este escenario podría ocurrirles o ya es una realidad imperceptible. En el caso de Coahuila se asegura que no es el caso, aunque la violencia de género ha motivado a impulsar campañas, capacitaciones, talleres y toda clase de acciones para frenar los abuso contra mujeres.

El pasado 25 de abril, la Secretaría de Gobernación (Segob) hizo un urgente llamado a los gobiernos estatales y municipales a atender la grave crisis de desaparición de mujeres en todo el país. En un encuentro vinculado a la aplicación del Protocolo Alba, Alejandro Encinas subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob señaló la exigencia a las instituciones “para garantizar la seguridad y tranquilidad de este sector de la población”.

“Este delito no hace distinción de partidos, no hace distinción de gobiernos, trasciende el ámbito de la responsabilidad exclusiva de alguno de los órdenes de Gobierno y es importante que actuemos de manera conjunta, más aún cuando se registra la desaparición de nueve mujeres todos los días, y esto no puede postergarse”, enfatizó.

EL PELIGRO TIENE AÑOS SIN SER ATENDIDO

Nuevo León es la única entidad del noreste que aparece entre las primeras a nivel nacional con más feminicidios registrados en el noreste. Desde noviembre de 2016, año en que los feminicidios quedaron evidenciados con la emisión de una Alerta de Violencia de Género para la entidad, los registros de mujeres desaparecidas y/o asesinadas se han mantenido como una constante.

Es importante subrayar que la entidad, de 2015 a la fecha también fue una de las que más registró el delito de abuso sexual o violación a nivel nacional, con una incidencia de 614 denunciados durante 2015; 676 durante 2016 y 387 durante 2017, una reducción considerable que desafortunadamente se acentuó en otros delitos de alto impacto.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), dentro de la tasa de feminicidios por cada 100 mil habitantes entre agosto de 2018 y julio de 2019, la entidad nuevamente figuró entre los primeros estados con más casos, junto a Sonora, Veracruz, Morelos y Tabasco.

Esta situación no se detuvo con la llegada de la pandemia de covid-19, al contrario. Nuevamente el SESNSP alertó que para 2021 Nuevo León estuvo en el quinto lugar a nivel nacional con más feminicidios registrados, con 66 carpetas de investigación.

Ahora, se suma el caso de Debanhi, que movilizó a la población; que durante su búsqueda logró el hallazgo de otros cinco cadáveres de mujeres en el municipio de Escobedo, y donde el clamor de los padres de familia que siguen buscando a sus hijas desató un escándalo a nivel nacional que hoy sigue vigente. No solo se trata de Debanhi, sino de las mujeres encontradas durante su búsqueda, tanto como las condiciones en que fue encontrada la joven de 18 años.

A esto se suma el reclamo de padres de familia que buscan a sus desaparecidas, como es el caso de Gerardo Martínez, que busca a su hija Yolanda, que desapareció el 31 de marzo y que hasta el pasado martes recibió atención de las autoridades, luego de que el hombre participara en el sepelio de Debanhi, junto a Mario Escobar.

DESAPARICIONES EN CIFRAS: UNA PESADILLA INSTITUCIONAL

La Comisión Nacional de Búsqueda, en su versión pública digital del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) expone que al corte del 28 de abril la entidad con más personas desaparecidas en el noreste, al menos para el Gobierno federal y de 1964 al presente, es Tamaulipas, con 11 mil 938 casos, de los cuales 5 mil 569 son de mujeres.

Nuevo León es el segundo estado con más desapariciones al sumar 6 mil 195 desapariciones, de las cuales 5 mil 626 son de mujeres y Coahuila en la tercera posición con 3 mil 541 carpetas de investigación por desapariciones, de las cuales mil 127 son de mujeres.

Sin embargo, las cifras resultan ambiguas al establecer lapsos de tiempo, y dependiendo la instancia que las avala, ya que organizaciones civiles como la Brigada de Intervención para la Paz (PBI en sus siglas en Inglés), realizan una intervención para mostrarla en un contexto “más actual”.

El pasado 16 de diciembre, la organización que opera en México desde 1994 para generar apoyos a iniciativas de derechos humanos desde Bruselas, con apoyo de organismos sociales de Francia, España, Alemania, Austria, Holanda, Canadá, Suiza, los estados vascos, el estado de Cataluña y la Unión Europea, señaló que Coahuila acumulaba un registro histórico de 2 mil 321 casos de desaparecidos desde 2009 a 2021, y que en el último año se reportaron 38 casos que ocurrieron en La Laguna entre el 2012 y 2013, sin explicar los motivos por los que no se habían denunciado estos casos.

El PBI destacó el papel activo de las autoridades en Coahuila para la búsqueda de desaparecidos al reconocer la existencia del Plan Estatal para la Búsqueda de Desaparecidos, tanto como la implementación del Centro Regional de Identificación Humana y otras instancias creadas para solucionar esta situación, pero al mismo tiempo señala retos importantes a resolver.

“De acuerdo, con el ritmo y calendario contemplados en el Plan, las autoridades van a tardar más o menos 10 años para exhumar 498 cuerpos, una cifra inferior a las cifras oficiales de personas desaparecidas en el estado. Por otra parte, hace falta un trabajo inmenso en el proceso de identificación y entrega de las personas, al igual que en el tema de investigación y persecución del delito. Queda un largo camino por recorrer, sin embargo, este Plan por lo menos ofrece algo de esperanza adentro del panorama obscuro de la desaparición forzada en México”, señala el documento del PBI “Buscando Personas Desaparecidos en Coahuila”.

Ante las estadísticas de estos dos organismos se confrontan las cifras oficiales de la Fiscalía General del Estado de Coahuila, que de 2007 a 2016 tenía contabilizadas al menos 362 registros de mujeres desaparecidas de un total de mil 787 personas sin localizar. En 2016, Coahuila era el cuarto lugar a nivel nacional con más personas desaparecidas de acuerdo con la estadística.

Para 2021, la situación aparentemente demostraría una reducción importante con el despliegue de las autoridades a la búsqueda de desaparecidos y las estrategias de seguridad, aplicadas para el empoderamiento de las mujeres en al menos dos administraciones estatales.

Sin embargo, las cifras de la Fiscalía exponen una tendencia al alza, puesto que para el corte de diciembre del año pasado, las autoridades coahuilenses informaron de 2 mil 384 reportes de desaparición en la entidad, de los cuales 953 casos o el 40 por ciento del total eran de mujeres, la mayoría de los casos detectados en la región Norte y Laguna.

Además, en contraste a los reportes de desaparición, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dio a conocer el pasado 25 de enero que en Coahuila hubo de acuerdo con datos oficiales 11 mil 772 casos de violencia familiar, en comparación con las 9 mil 281 registradas en el año donde inició la pandemia.

EXTENSO PENDIENTE EN COAHUILA

Desde el 31 de julio de 2017, la insistencia en Coahuila para la emisión de una Alerta de Violencia de Género ha sido un reclamo de organizaciones y colectivos feministas. De acuerdo con el Observatorio del Feminicidio en México el 56 por ciento del país ya tenía una alerta de este tipo, mientras que Coahuila se mantenía pendiente por la negativa o la espera de las resoluciones legales para su emisión.

El 20 de julio de 2018, las autoridades de Coahuila dieron a conocer que desde la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia (PRONNIF), se entregó un informe de cumplimento de la solicitud de Alerta de Violencia de Género a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

De acuerdo con la información referida, la titular de ese organismo, Yezka Garza, quien actualmente dirige el Centro Regional de Identificación Humana, fue la encargada de atender y emitir una respuesta a la solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las mujeres en el municipio de Torreón, y destacó que “el Gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís fortaleció las políticas públicas para garantizar y promover una vida libre de violencia para mujeres y niñas”.

Las autoridades coahuilenses dieron a conocer que se cumplió en un 99 por ciento de las conclusiones, recomendaciones e indicadores que realizó el grupo de trabajo conformado para evaluar los programas y acciones existentes en el estado.

De igual manera, se destacó el fortalecimiento de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas en el Estado de Coahuila y la creación de un Banco Estatal de Datos, entre otras acciones.

Sin embargo, dos años más tarde, el 12 de octubre de 2020, Ariadne Lamont, actual coordinadora de violencia de género en Incide-Femme en La Laguna, señaló a medios locales que la necesidad de la Alerta de Género no había sido resuelta en su totalidad y destacó que esta era “una problemática de hace varios años y que no se había hecho nada el respecto”. A tres años del resolutivo, la Alerta de Género no ha procedido en la entidad ante lo que parece un problema sumamente atendido, pero no resuelto.

‘LAS AUSENCIAS SON VOLUNTARIAS’: FGE

Este viernes 29 de abril, el fiscal general del Estado, Gerardo Márquez Guevara manifestó que se han emitido hasta cuatro reportes de desaparición al día a las autoridades, sin embargo, aclaró que estos casos son muy diferentes a la situación que se vive en Nuevo León, ya que en su mayoría las personas son ubicadas y regresadas al seno familiar y sus ausencias voluntarias se debieron a problemas familiares.

Márquez Guevara precisó que entre esos reportes, como los que se registraron el pasado 28 de abril, que fueron cuatro, hay “desde niños que son olvidados en parques, hasta personas que dejaron el domicilio por su propia voluntad”, aunque manifestó que en todos los casos el Estado actúa de forma inmediata.

Asimismo, reiteró que se cuenta con el personal suficiente para la atención de estos reportes además que sumaron a las búsquedas y pesquisas a 120 mil ciudadanos de los grupos vigilantes de WhatsApp, que sirven de ojos ante este fenómeno.

La declaración del fiscal general se refleja al interior de la dependencia, ya que el pasado 17 de abril, ante la efervescencia por el caso Debanhi en Nuevo León, la Subfiscalía de Personas Desaparecidas de la Fiscalía General de Coahuila informó que en el primer cuatrimestre de 2022 registró la desaparición de 95 mujeres, a la par de que destacó que 55 de ellas fueron localizadas y que solo una había sido localizada sin vida, víctima de feminicidio.

Sin embargo, una semana después el pasado 26 de abril, la misma dependencia señaló que registraba un total de 45 alertas de mujeres reportadas como desaparecidas, mismas que ya fueron localizadas, además de que se clasificaron como “ausencias voluntarias”, a la par de que destacó que en la entidad cuando una mujer desaparece de inmediato se activa el protocolo Alba.

La realidad es que en los medios de comunicación son más visibles casos donde la violencia intrafamiliar, el maltrato, y el abuso o manifestaciones de violencia sexual, psicológica y emocional a mujeres obligan a encender las alarmas para abordar con mayor proximidad la prevención de la muerte de mujeres.

El 2 de febrero, desde el Poder Judicial se dio a conocer a nivel regional que en 2021, se atendieron 2 mil 600 expedientes de violencia contra la mujer, y que Piedras Negras registraba uno de los primeros lugares con 700 casos.

En un ejercicio de recopilación de información se detectaron varios incidentes en las cinco regiones del estado, donde se observaron casos en donde afortunadamente las mujeres no formaron parte de la estadística de víctimas asesinadas, pero sí como víctimas de abusos en sus hogares, y que detonaron en situaciones de riesgo que pusieron en riesgo su vida.

Otros casos también exponen que no solo hubo un feminicidio en Coahuila en 2022, ya que hubo al menos dos muertes de mujeres que se investigaron como feminicidios, ya sea consumados o en el grado de tentativa aunque la mujer perdió la vida, otros dos casos de violencia familiar que fueron reclasificados como tentativas de feminicidio

El pasado 24 de enero, una mujer estuvo a punto de morir calcinada junto con sus hijos, esto debido a que Carlos N, encendió la casa donde vivían para quemarlos vivos en Nueva Rosita, municipio de San Juan de Sabinas, en la región Carbonífera.

Ese mismo día, en la Región Norte, Zaira N, de 32 años, sufrió heridas graves luego de que le informó a su esposo que quería finalizar su matrimonio. Juan Carlos N, su pareja, decidió lanzarla por la terraza de su casa. El hombre fue procesado a partir del 25 de enero por violencia familiar, sin importar que la mujer fue hospitalizada por el incidente. Un día después, las autoridades de la Fiscalía Delegación Norte dieron a conocer que se podría reclasificar el delito como feminicidio en grado de tentativa.

Posteriormente, el 8 de febrero se registró el presunto suicidio de una mujer originaria de Oaxaca que aparentemente prendió fuego a su vivienda. Sin embargo, para el 16 de febrero vecinos dieron a conocer a medios de comunicación que la mujer, que dejó huérfana a una niña, fue víctima de violencia por parte de su pareja, por lo que no descartaban un feminicidio, mientras las autoridades esclarecían los hechos. El tema sigue bajo investigación.

En tan solo nueve días otra vez la violencia de género se hizo presente. Vianey Alejandra, de 18 años, se lanzó de un taxi en movimiento, hecho que le costó la vida tres días más tarde, el 21 de febrero. Este caso y la detención del conductor terminaron en controversia, luego de que Gerardo N, de 60 años falleciera recluido en el penal mientras se resolvía su situación legal, lo que generó protestas por sus familiares, que denunciaban que fue golpeado sin haber sido sometido a debido proceso.

Ese mismo día, pero en Monclova, Óscar Luis, de 61 años, se quitó la vida en el baño de su casa en la colonia Cañada Sur, luego de que apuñaló a su esposa en tres ocasiones al protagonizar una acalorada discusión después de cumplir un mes de separados. Medios locales documentaron que Virginia N tenía heridas en el antebrazo, en el costado izquierdo y en el cuello. Aunque la mujer fue dada de alta la tentativa de feminicidio quedó en duda al no tener a quien procesar.

El 25 de febrero el hallazgo de un cuerpo calcinado en la carretera libre Saltillo-Torreón en la vialidad que lleva al ejido Puebla. Era el cuerpo de María de los Ángeles, mujer que fue victimada por José N, que fue detenido el 1 de marzo. Aparentemente, el hombre la sacó de un bar al solicitarle un servicio y en un hotel la asesinó para luego ocultar el homicidio al incinerar su cadáver.

Ante una situación que no se compara con los feminicidios o asesinatos de mujeres, dos días después del Día Internacional de la Mujer, el 10 de marzo, la Fiscalía de Coahuila informó que en el contexto de la conmemoración al menos seis mujeres fueron víctimas de abuso sexual y 35 más de violencia intrafamiliar, entre ellas un asalto por dos hombres al poniente de Saltillo, que sometieron a una mujer a golpes para robarle 60 pesos.

El pasado 18 de abril, las autoridades en Coahuila alertaron sobre la psicosis generada por supuestas publicaciones de mujeres desaparecidas y secuestros realizados en la vía pública en Saltillo, Castaños y Monclova, solo por mencionar algunos. El esfuerzo institucional fue atender por todos los órdenes e instancias de Gobierno a que la población debe hacer caso omiso de esas publicaciones.

Por otro lado, ante un video de un intento de secuestro de una mujer a plena luz del día en Acuña, hechos que se viralizaron en redes sociales con videos y fotografías, la diputada local Guadalupe Oyervides declaró que la prevención de la violencia contra mujeres es un tema que compete a todos.

“Desde hace un mes está la iniciativa en el Congreso para que los castigos sean rotundos y ejemplares a quien actué en contra de una mujer o quien trate de abusar de la confianza de una mujer”, concluyó la legisladora.

Empresarios, diputados, y las instituciones en general refuerzan sus campañas para atender a quien denuncia estar en riesgo, ser víctima de acoso o abuso, aunque las incidencias quedan reflejadas en los casos que ya son parte de la estadística. (Con información de Secretaría de Gobernación, Conavim, SESNSP, Conapo, Brigada de Intervención para la Paz PBI mandato Coahuila, Versión Pública del RNPDNO de la Comisión Nacional de Búsqueda, Observatorio del Feminicidio en México, Arthemisas por la Equidad A.C., Monitoreo Infonor y David González)