Especiales
Viernes 16 de Abril del 2021 18:23 hrs

¿Eres intolerante a la lactosa?


Los síntomas de intolerancia a la lactosa se pueden controlar cambiando los hábitos alimenticios, a lo que especialista Ramsés Rodríguez recomienda el tratamiento de las tres “R”

Saltillo, Coah.- Si sientes dolor en el abdomen, distención abdominal, diarrea, gases, náuseas o ruidos estomacales, puede que seas una persona que sufre de intolerancia a la lactosa, cuyos síntomas se presentan pocas horas después de consumir leche o productos lácteos u otros alimentos que contienen lactosa.

El especialista Ramsés Rodríguez, nutriólogo Cuántico, explicó que la intolerancia a la lactosa suele estar ocasionada por la deficiencia en el cuerpo de una enzima llamada lactasa, que por la edad va decreciendo su producción.

“Para poder digerir y absorber la lactosa, necesitamos una enzima que se llama lactasa, esa es una enzima que separa la lactosa, la cual tiene dos moléculas de carbohidratos, una que se llama glucosa y otra que se llama galactosa. La lactasa durante el periodo de adultez va decreciendo su producción, es algo natural y normal pero tenemos la oportunidad de que indistintamente de la edad que tengas, puedas mantener la utilización o producción de la lactasa”, explicó.

Para ello, dentro del poder de la nutrición y para evitar las molestias, Ramsés recomienda el tratamiento de las tres “R”: reparar, reinocular y rehabilitar el aparato digestivo.

Primero, dijo, reparas el aparato digestivo, adoptando un estilo de alimentación por 15 días o un mes para que el aparato digestivo no padezca gastritis, colitis, en sí, no haya ningún tipo de molestia externa al problema de la lactosa.

Después viene la reinoculación, que es donde se recomienda incluir probióticos a través de yogurt, jocoque, entre otros alimentos, pero en ciertos tiempos de comida y en ciertas cantidades, de nuevo en 15 días o un mes.

Finalmente viene la rehabilitación del aparato digestivo, que consiste en cambiar tiempos de comida, cambiar porciones y empezar a “normalizar” la alimentación.

Con este tratamiento, además de aliviar la colitis y gastritis, se evitará la intolerancia a la lactosa, porque se logrará con la alimentación, que la microbiota intestinal trabaje al estar digiriendo perfectamente bien la lactosa.