México
Martes 17 de Mayo del 2022 09:47 hrs

Es la vacunación factor determinante para que Ómicron ceda


Hay una “carrera” de las variantes por ver cuál se transmite más o cuál es más virulenta, sin embargo, con su sistema inmunitario las personas juegan un papel relevante y las contrarrestan

Ciudad de México.- El coronavirus SARS-CoV-2 llegó para quedarse y seguirá presente, pero ahora se espera que produzca una enfermedad más leve, con síntomas característicos de un padecimiento respiratorio.

Así lo comentó el académico de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, José Alberto Campillo Balderas, al recordar que “en Biología no podemos predecir la evolución y tampoco hay que perder de vista un factor de azar: las mutaciones del virus”.

El integrante del Laboratorio de Origen de la Vida impartió la conferencia ¿Se acabará la pandemia con ómicron? Qué sabemos al día de hoy, del ciclo Ciencia desde Ciencias online; ahí el universitario recalcó que un factor que en ocasiones no se considera y es impredecible es el humano “porque si usamos el cubrebocas mal puesto, si no nos lavamos las manos, si no hay ventilación en espacios cerrados, etcétera, damos oportunidad a que los virus y sus mutaciones tengan alguna ventaja”.

Campillo Balderas mencionó que también hay una “carrera” de las variantes por ver cuál se transmite más o cuál es más virulenta, sin embargo, con su sistema inmunitario las personas juegan un papel relevante y las contrarrestan, por eso es tan importante vacunarse.

Cualquier virus, en particular los de ARN (ácido ribonucleico), tienen una tasa de mutación alta, lo que permite generar distintas variantes. Las del SARS-CoV-2, alfa, beta, gamma, delta y ómicron son de preocupación debido a los cambios que han presentado en la llamada proteína spike, que ocasiona alta transmisibilidad y virulencia, así como antigenicidad reducida; es decir, que son capaces de “escapar” del sistema inmunitario.

El investigador aseguró que este coronavirus seguirá evolucionando, habrá nuevas variantes pero se mantiene la esperanza de que no sean de preocupación, y para evitar llegar a esa situación hay que continuar con las medidas de prevención, sobre todo la vacunación.

José Alberto Campillo explicó que el incremento en el número de contagios en niños se debe a que la vacunación fue dirigida primero a las personas más vulnerables, mayores de 60 años, con diabetes y otras comorbilidades, o con un sistema inmunitario débil continuando con otros sectores hasta llegar a los más jóvenes.

No obstante, son pocos los menores inoculados a escala mundial, a pesar de que también se infectan, transmiten el virus, pueden llegar a ser hospitalizados y morir.

Hasta el año pasado se registraron más de 900 menores fallecidos por esta enfermedad en México, ante ello las campañas de vacunación deben enfocarse también en esa población.

“Se ha visto que las vacunas protegen contra las variantes de este coronavirus; es así porque todas pertenecen al mismo árbol familiar y son como hermanos o primos evolutivos, que se parecen entre sí, tienen mutaciones, pero también secuencias que se mantienen sin cambios, como la polimerasa, que se conserva porque el virus la necesita para replicarse”, explicó.

El especialista alertó acerca de la desigualdad sanitaria, donde unos países aplican la cuarta vacunación y otros, principalmente africanos, no alcanzan ni siquiera 10 por ciento de su población.

Consideró que ómicron se generó, probablemente, porque había personas con un sistema inmunitario débil, lo cual permitió que el virus “se adaptara”, es por ello que resulta fundamental poner atención en los países con poca vacunación, porque ahí pueden generarse variantes de preocupación. “La pandemia, por desgracia, ha evidenciado las desigualdades que nos afectan a todos”, dijo.

Todo humano debe ser vacunado porque hasta que 85 por ciento de la población lo esté, se logrará la llamada “inmunidad de rebaño”.

Mediante modelos matemáticos se ha calculado que a principios o mediados del mes siguiente los contagios podrían disminuir en nuestro país. Empero, eso dependerá de cuántas personas se vacunan; hasta ahora el 60 por ciento cuenta con dos dosis y el resto con una o ninguna, y es justo ahí donde queda un espacio para que el virus tenga la oportunidad de seguir mutando y haya variantes que generan preocupación.

La vacuna, aclaró José Alberto Campillo, genera anticuerpos, ya que activa el sistema inmunitario celular; pero aún somos susceptibles de infectarnos y transmitir el virus, es por eso que se han registrado casos de reinfecciones.

El académico de Ciencias recomendó usar cubrebocas certificados o de tres capas, evitar espacios cerrados, guardar sana distancia (porque cuando hablamos constantemente emitimos gotitas de saliva que llevan el virus), además del lavado constante de manos y vacunarse contra el virus y la ignorancia, funciona.