México
Sábado 22 de Enero del 2022 20:30 hrs

Estudio evidencia control sobre trabajadores mexicanos en Canadá


Son tratados como ciudadanos de segunda, necesitados y subordinados a la población canadiense, según investigación realizada por la doctora Karla Valenzuela, académica de la IBERO

Ciudad de México.- Los beneficiarios del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales de Canadá reaccionan ante los mecanismos de control y disciplinamiento mediante la subordinación para poder sobrevivir, terminar la temporada y regresar a México con sus familias y no desde la resistencia y son tratados como ciudadanos de segunda, necesitados y subordinados a la población canadiense.

Así se pone de manifiesto en la etnografía longitudinal y desde la perspectiva de la antropología del estado, investigación realizada por la doctora Karla Valenzuela, de la IBERO y el doctor Aarón Díaz Mendiburo, de la UNAM.

Y es que los gobiernos de México y Canadá se encuentran coordinados para ejercer un control social y de disciplinamiento sobre los beneficiarios del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales de Canadá.

El artículo El Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales. Una visión desde la antropología del estado fue publicado en la Revista Alteridades de la Universidad Autónoma Metropolitana. Unidad Iztapalapa.

La académica reveló en una videocolumna publicada en el canal de YouTube de la División de Investigación y Posgrado que son tres los mecanismos de poder que ejercen los gobiernos de México y Canadá sobre las personas que son beneficiarias del programa de Trabajadores Agrícolas Temporales en Canadá:

La construcción social del trabajador.

La responsabilización y disciplinamiento del trabajador durante su estancia.

La gubernamentalidad transnacional.

Entre las conclusiones de la investigación se destaca que los trabajadores reaccionan ante los mecanismos de control y disciplinamiento mediante la subordinación y no desde la resistencia para poder sobrevivir, terminar la temporada y regresar a México con sus familias.

El Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales es un memorándum de entendimiento entre los gobiernos de Canadá y México, desde 1974, para que México envíe trabajadores temporales a Canadá por periodos de hasta por ocho meses. México envía entre 27 y 30 mil trabajadores temporales agrícolas al año, precisó la académica.

La migrantóloga explicó que la construcción social del trabajador(a) se refiere a que las y los empleados agrícolas son vistos como personas necesitadas, que sufren de carencias económicas extremas y que Canadá, como benefactor, los trata mejor que en México.

Sin embargo, los trabajadores(as) no son tratados como ciudadanos(as) canadienses y no establecen relaciones o vínculos de amistad duraderos. La comunidad canadiense los trata como personas pasajeras que tarde o temprano se van a ir, porque son migrantes que llegan a Canadá desde países en vías de desarrollo.

En este sentido, son tratados como ciudadanos de segunda, necesitados y subordinados a la población canadiense, enfatizó la académica de la Maestría en Estudios sobre Migración de la IBERO.

El Estado mexicano y el canadiense emiten recomendaciones e instrucciones a los trabajadores(as) para que se porten bien bajo el supuesto de que son embajadores y tienen que dar una buena impresión a la comunidad canadiense, destacó.

Las y los trabajadores temporales agrícolas mexicanos en Canadá sólo tienen permitido realizar sus actividades, pero no pueden divertirse, “los trabajadores(as) internalizan su rol de trabajadores(as) y no de otra cosa, no como una persona que tiene derecho al ocio y a entablar relaciones sociales, de amistad”, apuntó la académica.

Sobre el concepto de gubernamentalidad transnacional observado en el campo, la profesora refirió que son discursos, reglamentos y decisiones administrativas para moldear la conciencia y hacer a las personas más obedientes y dóciles aunque éstas no sean de la jurisdicción del gobierno.

Por otro lado, los medios de comunicación refuerzan los mecanismos de poder al representar a los trabajadores(as) agrícolas temporales como gente desprovista de agencia y muestra a los canadienses como benefactores de personas que no tienen trabajo.

“Hacen creer a la audiencia que el Programa beneficia más al trabajador o trabajadora cuando en realidad quien se beneficia más es la industria agrícola canadiense que se sostiene de mano de obra migrante, no solo mexicana”.