Opinión
Sábado 04 de Diciembre del 2021 06:52 hrs

Horizonte Ciudadano

Honor a Quien Honor Merece


Es tiempo para la unidad en torno a grandes objetivos nacionales que debemos compartir con respecto a la pluralidad democrática

El Senado de la República entregó ayer la Medalla de Honor, Belisario Domínguez a la eminente e insigne senadora Ifigenia Martínez Hernández, mujer política de la izquierda mexicana de trayectoria excelente como catedrática en su carrera de licenciada en economía, primera mujer directora de la Facultad de Economía de la UNAM y primera mexicana en obtener un posgrado en la Universidad Harvard en 1950; en su carrera política 4 veces diputada federal y en 2 ocasiones senadora en el Congreso de la Unión, nominada por unanimidad en el Senado y será la octava mujer en recibir la presea, frente a 57 hombres a los que les ha sido otorgada desde 1965, cuando fue instituido el galardón para honrar al héroe chiapaneco Belisario Domínguez, la discriminación sigue siendo evidente.

Ifigenia quien ahora cuenta con 91 años de edad, fue una distinguida cofundadora de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y de las primeras mujeres en integrarse a importantes funciones en la administración pública federal, fue jefa de la Oficina de la Presidencia de la República y embajadora en la ONU entre otros cargos destacados. Además obtuvo el Premio Nacional de Economía 1960 y se le concedió una condecoración como mujer del año en 1966 y ponderada entre las 10 mujeres intelectuales más importantes de América Latina.

En los años noventa ella renunció al entonces partido único, el PRI, y desde entonces su compromiso con la izquierda en los partidos políticos ha sido fundamental, emprendió con Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muños Ledo la Corriente Democrática para fundar con ellos el PRD, desempeñando ahí diversos cargos directivos, en el año 2000 fue precandidata a la jefatura de gobierno de la ahora CDMX, así como coordinadora de las campañas de Andrés Manuel López Obrador e integrante del grupo de notables que redactaron la Constitución Política de la CDMX.

En el Senado se reconoció a la senadora como servidora de nuestra Patria o de la humanidad. Visiblemente emocionada Ifigenia Martínez Hernández recibió el galardón. La senadora se comprometió a seguir trabajando por la recuperación y el rescate del sistema económico nacional y del bienestar, eliminando las «enormes desigualdades. Resaltó que México cuenta hoy «con un verdadero gobierno democrático de izquierda», encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador a quien le envió un saludo a través del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, el que acudió a la ceremonia en representación del primer mandatario de la Nación, quien señaló que, “Ifigenia Martínez es una «mujer de convicciones claras y referente para las mujeres mexicanas”.

El Presidente de la República le envió a la senadora una carta, disculpándose por no poder acompañarla en la entrega de la Medalla Belisario Domínguez reconociendo en la misiva sus merecimientos y grandes aportes académicos, económicos, y políticos.

Ifigenia adujo la necesidad de retomar expresiones de madurez institucional, lo que debe extenderse en el país; el respeto a la división de poderes debe mantenerse incólume, sin amenazas ni presiones, dijo. Es tiempo para la unidad en torno a grandes objetivos nacionales que debemos compartir con respecto a la pluralidad democrática. La senadora Hernández agregó que es vital restituir un Estado democrático con facultades para recuperar la rectoría económica, además de instrumentar las medidas para seguir el nuevo rumbo del país tras la crisis en salud.

Por su parte, Olga Sánchez Cordero expresó, que fue un honor entregar el galardón a una mujer como un reconocimiento a quien ha hecho del servicio a la Patria una causa de vida y quién enarbola en su persona los valores que forjaron nuestra democracia moderna.

La Medalla Belisario Domínguez fue también entregada al doctor Manuel Velasco-Suárez (post mórtem), la cual fue recibida por su hijo Jesús Agustín Velasco Siles.