Sureste
Viernes 04 de Diciembre del 2020 10:42 hrs

Ya hay en Unidades del IMSS vacunas contra la influenza

Niños de hasta cuatro años once meses y adultos mayores de 60 años, así como personas con factores de riesgo deben vacunarse contra la influenza.

Personas vulnerables pueden acudir en Coahuila a alguna de las 47 Unidades de Medicina Familiar

Saltillo, Coah.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Coahuila llamó a la derechohabiencia a participar en la aplicación de la vacuna contra la influenza estacional, la cual tiene como objetivo inmunizar a los grupos más vulnerables ante el contagio del virus.

Esto significa prevenir la infección y las complicaciones causadas por el virus de la influenza estacional en los grupos blanco: niños de seis a 59 meses de edad (cuatro años 11 meses) y personas adultas de 60 años y más.

Así como a personas con los siguientes factores de riesgo: mujeres embarazadas (en cualquier momento de la gestación), personal de salud, personas con diabetes mellitus en descontrol, obesidad mórbida, cardiopatías, asma en descontrol, cáncer y aquellas que viven con VIH u otras condiciones que produzcan inmunodeficiencia, que estén bajo la responsabilidad del IMSS.

El Coordinador Delegacional de Enfermería en Salud Pública, Lic. Jesús Armando Seca Rivas, refirió que para cumplir los objetivos antes mencionados, la población deberá acudir a los Módulos PrevenIMSS y Módulos de la Enfermera Especialista en Medicina de Familia, ubicados en las 47 Unidades de Medicina Familiar (UMF) en el estado.

Señaló que este año se aplicarán más de 530 mil dosis, y que la vacunación contribuirá a reducir el impacto en la carga de enfermedad por infecciones respiratorias agudas graves (IRAG), en el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19.

A la par de la vacunación, Seca Rivas recomendó llevar una adecuada alimentación, evitar exponerse a los cambios de temperatura, a condiciones de hacinamiento o acudir a lugares muy concurridos.

También llamó a abandonar el hábito del tabaquismo y no exponerse al humo de cigarro, mantener la casa debidamente ventilada y procurar descansar, con un sueño de por lo menos ocho horas diarias.