Centro
Jueves 25 de Febrero del 2021 01:49 hrs

Reinicia producción en minas y parcialmente en AHMSA


• Se restituyó el suministro eléctrico requerido para operar • PEMEX mantiene en 50% el abasto de gas natural • No se registraron daños mayores en instalaciones y equipos

Monclova, Coah.- Una vez repuesto en su mayor parte el suministro de energía eléctrica requerido, las distintas unidades mineras y siderúrgicas de Altos Hornos de México (AHMSA) comenzaron desde la tarde del jueves 18 los preparativos para reiniciar operaciones productivas a partir del mediodía del viernes 19, en que se alimentó con carga al Alto Horno 5.

Tras cuatro días de paro en que se dejaron de producir carbón metalúrgico y concentrado de fierro, así como más de 20 mil toneladas de acero, con la disponibilidad de suministro eléctrico se comenzaron a energizar los equipos y se puso en marcha un plan emergente de producción basado en la disponibilidad de gas natural, cuyo abasto se mantiene al nivel de 50% de lo normal.

“La mayor afectación fue la pérdida de producción que representó más de 20 mil toneladas de productos de acero, pero felizmente no hubo daños a los equipos por la aplicación del programa de emergencia, lo que nos permitió iniciar el protocolo de reposición de operaciones inmediatamente desde que se contó con energía suficiente”, expresó el ingeniero Luis Zamudio Miechielsen, Director General de AHMSA y Subsidiarias.

Indicó que el nivel de producción estará limitado por la disponibilidad de gas, por lo que inicialmente se llegará hasta la fabricación de planchón y posteriormente se activará laminación, a la vez que confió en que “pasada la emergencia y una vez restablecida la situación en Texas se normalice el abasto y podamos regresar a los volúmenes que estábamos alcanzando desde inicios de mes”.

El ingeniero Arturo Arroyo Mendoza, Director de Operaciones de Minera del Norte, subsidiaria de AHMSA, dijo que “dadas las acciones de previsión que se adoptaron en la contingencia, tuvimos afectaciones menores por frío extremo en algunos sistemas de ductos así como inundaciones parciales en minas, por la falta de bombeo, por lo que al recuperar el suministro eléctrico se procedió a efectuar las reparaciones necesarias para reiniciar la producción”.

Precisó que la mayor preocupación durante la emergencia fue evitar el embancamiento del ferroducto de 300 kilómetros que conecta a las siderúrgicas con las minas de fierro de La Perla, en Chihuahua, y Hércules, en Coahuila, así como daños mayores en los sistemas de ductos de la planta lavadora de carbón en La Florida.

Ambos directivos reconocieron el esfuerzo hecho por el conjunto de obreros y empleados para controlar los efectos de la emergencia, “lo que nos permitió evitar daños en los equipos que nos habrían dificultado regresar a operación”.