Lunes, 24 Diciembre 2018 11:43 hrs
» Centro y Norte

Queda corto el esfuerzo de inclusión a discapacitados

La infraestructura urbana no está preparada para su adecuada movilidad, y a nivel local no reciben el trato que en otras entidades sí se les da

Por: Criselda Farías, corresponsal

Monclova, Coah.- La inclusión para personas con discapacidad es lenta al carecer la ciudad de infraestructura para que se pueda caminar sin riesgo en la ciudad, identificar las calles con el lenguaje en braille o acceder a restaurantes y museos.

En otros estados como San Luis Potosí hay restaurantes y museos con lenguaje braille y en Pachuca, Hidalgo,a personas con discapacidad, en sillas de ruedas e invidentes, se les da una atención personalizada y con descuento en entradas a sitios de interés de más de 70 por ciento, comentó Juana María González Martínez, débil visual y ex maestra de invidentes.

González Martínez informó que encabeza un grupo de alrededor de 20 personas débiles visuales, que se han unido para capacitarse y buscar oportunidades de empleo e incorporación, pero hay muchos más en débiles visuales y motriz.

Desde hace tiempo la ex maestra ha dado capacitación a los agentes de tránsito y policías sobre la ayuda que pueden prestar a los invidentes en la calle y localmente las autoridades municipales han sido exigentes con los automovilistas para que respeten las áreas de los inhabilitados, reconoció.

No obstante ese avance, las banquetas de la ciudad son peligrosas para los débiles visuales, quienes transitan auxiliados con su bastón, y tampoco hay la nomenclatura de calles, museos, oficinas gubernamentales, ni áreas públicas identificadas con sistema braille, lo que facilitaría la inclusión de invidentes.

"Son proyectos ambiciosos,  porque en otros estados hay señalización en braille en los museos y restaurantes y se tendrían que hablar con comerciantes, hoteleros, para que en los elevadores,  en habitaciones y servicos que ofrecen, estuviera en braille,  es costoso imprimir, por ejemplo un menú en braille, porque el equipo es caro, pero si alguna biblioteca lo tuviera (el equipo), nosotros nos daríamos a la tarea de hacerlo, para que Monclova sea el primer Municipio en tener estas señalizaciones", propuso.

Planteó que en los sitios turísticos como son los Pueblos Mágicos pudieran comenzar las autoridades y prestadores de servicios a dar una atención al turismo de personas con discapacidad motriz y visual al establecer tanto descuentos importantes en atracciones y servicios como lecturas en braille.

González Martínez comentó que en el estado de Hidalgo vivió la experiencia de que los tour turísticos tenían un costo de 35 pesos para discapacitados cuando el real es de 150 pesos.

En la región Centro se cuenta con los Pueblos Mágicos de Candela y Cuatro Ciéngas que bien pueden explotar el potencial del turismo con la atención a discapacitados motriz e invidentes o débiles visuales.

Samuel Fernández Gutiérrez, invidente, quien toca la guitarra y canta en camiones y cantinas, manifestó las dificultades de caminar en la ciudad.

"Uno como ciego, va caminando y, como el automovilista está invadiendo el área peatronal, topamos con su auto y le molesta al conductor, pero no saben que ellos están mal, porque nosotros vamos caminando con el bastón", externó.

Compartió que propondrá a la nueva administración de Monclova, a iniciar en enero de 2019, que puedan emplearlo a él como a otros compañeros con igual discapacidad en dar clases de guitarra a niños y jóvenes.

También solicitó aplicar una tarifa preferencial en el transporte para discapacitados, pues tuvo la experiencia en Guadalajara, Jalisco, que se les entrega una planilla con costo de aproximadamente 3.0 pesos para usar de lunes a viernes.


Destacamos






OPINIÓN