Opinión
Sábado 22 de Enero del 2022 20:08 hrs

Horizonte Ciudadano

Defendamos la Vida


A pesar de los avances aparentemente buenos y los compromisos de la Cumbre Global contra el Calentamiento Climático las protestas no se hicieron esperar y no es posible ignorar la magra asistencia de los países en desarrollo emergente

Lo que se creía como algo imposible o un cuento chino de unos cuantos que se creen iluminados ya llegó. El planeta cambia y arrasa con la naturaleza y la humanidad. Inundaciones extremas, enormes incendios forestales, grandes huracanes y olas de calor sin precedentes, el cambio climático se manifiesta violentamente, los fenómenos meteorológicos que se creían imposibles están aquí. Hace algunos meses las lluvias monzónicas dejan decenas de muertos y desaparecidos en la India, el Ártico se derrite, el mar aumenta su nivel de agua, fenómenos que inducen migraciones humanas impredecibles y sin precedentes.

Los líderes mundiales a quienes se les advirtió desde hace más de 50 años que esto llegaría, fueron omisos, de oídos sordos, primero ha estado la defensa complaciente a las grandes corporaciones económicas, con políticas tolerantes, permisibles, a cambio del disfrute de ganancias económicas fabulosas para unos cuantos, pérdidas irrecuperables y contaminación ambiental sin límites.

La prioridad es la misma, la reducción de las emisiones para 2030, para eso los líderes mundiales están reunidos en Glasgow a fin de hacer frente a los fenómenos del cambio climático. Líderes de decenas de naciones pretenden tomar acuerdos y ayer surgió el primero: Diecinueve países, Estados Unidos y Canadá entre ellos se comprometieron a dejar de financiar con dinero público los proyectos de energías fósiles fuera de sus territorios para finales de 2022, no obstante, quedan fuera de este acuerdo consumidores e inversores importantes como China.

El primer ministro Británico realizó un apasionado llamado en favor de la conservación de los bosques, exhortó a detener la devastadora pérdida del boscaje porque son ecosistemas comparables a catedrales y constituyen los pulmones de la naturaleza, porque ellos absorben casi la mitad de CO-2 lo que los hace fundamentales en contra el cambio climático, más de 100 países que poseen el 85% de los bosques se comprometieron a detener y revertir la deforestación, para ello, donantes públicos y privados destinarán más de 19 mil millones de dólares.

El compromiso de eliminar el uso del carbón en la generación de energía podría ser asumido por 190 países y organizaciones, aunque grandes consumidores como China, India y Estados Unidos se resisten a firmar este acuerdo pese a que el carbón es el combustible fósil más contaminante y el que mayormente contribuye al cambio climático, en ello está implicado Coahuila, primer y casi único productor y consumidor de carbón en México.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden apoyó la iniciativa europea de reducir colectivamente las emisiones de gas metano, uno de los más fuertes gases de efecto invernadero, ya que produce cerca de la mitad del calentamiento, Biden ofreció reducir las emisiones en un 30%, aunque podrían esforzarse para en llegar más lejos, dijo.

A pesar de los avances aparentemente buenos y los compromisos de la Cumbre Global contra el Calentamiento Climático las protestas no se hicieron esperar y no es posible ignorar la magra asistencia de los países en desarrollo emergente.

Miles de ecologistas marcharon en una ruidosa y colorida manifestación en Cornualles, en el condado donde se celebra la cumbre del G7, piden a sus líderes que intensifiquen los esfuerzos contra el cambio climático, el grupo de desobediencia civil Extinction Rebellion, recorrió la localidad costera de Falmouth, donde se encuentra el centro de prensa de la cumbre.

El colectivo autodenominado Surfistas contra las Aguas Residuales (SAS, en inglés) fue otro de los que cobró protagonismo, cuando cientos de personas se lanzaron al agua frente a una playa de Falmouth en tablas de surf y kayaks para exigir mayor limpieza en los océanos. Y hay mucho más sobre protestas. Veremos si se llega más allá de la demagogia acostumbrada.