Martes, 23 Abril 2019 08:34 hrs
» Opinión

Salvar a la Familia

del mismo autor

            ¿Quién educa a tus hijos? Los padres de familia nos regodeamos en que la educación se da en casa y en la escuela sólo se les imparte instrucción, que los valores se maman, que el ejemplo es el eje rector en la formación de los hijos y puede que estos argumentos sean válidos en un 30% en la era digital.

            Actualmente padre y madre trabajan, los hijos pasan sus primeros años en alguna guardería, ya más grandecitos, si hay recursos, van a clases por las tardes o en la mayoría de los casos se la pasan pegados al celular o viendo series de Netflix, atados a una red digital sin restricciones de horarios, temas o edades de acceso permitido.

            Nuestros hijos nos ven poco y nos encuentran cansados, irritados, con poco tiempo para prestarles atención.

            Incluso en temporada vacacional se buscan cursos para que los hijos se entretengan y nos dejen descansar.

            Así pues, un dia nos sorprenden con una mentalidad totalmente diferente a la fincada en nuestros valores familiares, con ideas absolutamente contrarias a las que pensamos debían tener si los hubiéramos formado adecuadamente.

            Es entonces que reflexionamos sobre “que hicimos mal” y lo grave es que lo hacemos mal socialmente, no individualmente.

            Lo primero que tenemos que entender es que la formación de los hijos dentro de la familia se ha reducido notoriamente.

            Hoy existen diferentes entidades formadoras de valores e ideas en nuestros hijos:

1.- La internet

2.- Los medios de información

3.- La escuela

            1.- La internet.- Inmersos en la red nuestros hijos reciben una gran cantidad de información, que, debido a su carencia de formación, genera desinformación.

            Diariamente y a todas horas son bombardeados con ideas excéntricas, ajenas a nuestra idiosincrasia, impulsadas por un puñado de empresas internacionales que buscan generar utilidades económicas mediante contenidos innovadores y atractivos para los mayores consumidores del mundo: los jóvenes.

            Asi pues, entre más controvertidos los contenidos y entre más violentos o divertidos sean presentados en las series como Netflix, mayor el rating y mayores las ganancias. Los efectos de los programas les importan poco….o al menos eso pensamos.

            ¿Ya vio usted la serie “la Casa de las Flores”? ¡Divertidísima! No se la puede perder, usted se reirá mucho y se dará cuenta de cómo se insaculan percepciones equivocadas en nuestros jóvenes, de cómo se modifican conductas, de cómo establecer nuevas pautas de aceptación en los chavos de lo que resulta impensable para millones de padres de familia y de cómo normalizar lo que no debe permitirse.

            La derrama económica es millonaria, pero no se puede dejar de lado que los contenidos son dictados y acatados para transformar a las sociedades actuales.

            La misma pauta en Facebook, en donde se permite la difusión de ideas de “vanguardia”, en donde toda contaminación y perversión es permitida, pero se bloquea mediante el cierre de cuentas aquellas que promueven ideas que no van de acuerdo con lo establecido por la “mafia digital” como catalogó a Facebook el congreso de Inglaterra.

            Cualquier niño o adolescente puede acceder a todo lo que ofrece la red, sin restricción alguna y exponerse durante varias horas al día a la peor contaminación intelectual imaginable, con las consecuencias que, ingenuamente sorprendidos, ya estamos viendo en México.

            Casi 60 millones de mexicanos tienen conexión a internet y el 80% de éstos están conectados diariamente a través de su teléfono celular. No por nada el principal enemigo de los profesores es el celular de sus alumnos.

            2.- Los medios de información.- No existe la libertad de prensa, eso es solamente una ilusión. A los periodistas los controla el dueño del medio para el que trabajan que es el que dicta qué se investiga y qué se publica. En ocasiones ni siquiera el dueño del medio, sino las reglas del consorcio internacional informativo del que forma parte.

            Televisa firmó un acuerdo de contenidos con Telemundo y NBC. Toda su programación deberá estar acorde a la “realidad” del proceso de degeneración social que viven los EUA y que ahora se impondrán a los mexicanos a través de la “caja idiota” como se denomina históricamente la televisión.

            Toda la podredumbre que se promueve en EUA ahora invade nuestros hogares. ¿Lo ha notado?

            Toda opinión en contra de dichos contenidos y a favor de los valores de la familia mexicana son denostados, sesgados y desacreditados. De inmediato inicia el linchamiento mediático para acallar las voces de quienes no están de acuerdo con el denominado “nuevo orden mundial”

            Estos linchamientos al unísono en prensa, radio y televisión nos dejan ver que hay “línea” y que existe un club de dueños de medios que son quienes la dictan atendiendo a intereses ajenos al bien y progreso de nuestra comunidad

            3.- La escuela.- En tiempos de Lázaro Cárdenas (en que se obligaba a cantar “La Internacional” en todas las escuelas del país), se autorizó recibir a 25 mil refugiados españoles vinculados al gobierno izquierdista y ateo que perdió la guerra civil en aquel país.

            Más de 5 mil de ellos denominados “intelectuales” se dedicaron a la docencia, es decir, a transformar la mentalidad de nuestros niños y jóvenes, a grado tal que incluso se ha llegado a mencionar que para México hay un antes y un después de su llegada y su influencia.

            Este proceso de “infiltración” magisterial es el origen de que hoy en día ninguna institución educativa se salve de tener entre su profesorado a defensores acérrimos de la vieja y nueva izquierda.

            Hoy en día es poco que educamos en casa y mucho lo que nuestros hijos son “reeducados” sin que nos percatemos.

            Desde la más tierna infancia hasta su formación profesional son influenciados por educadores descendientes de una corriente magisterial contaminada, dañina, que bajo aspectos de modernidad promueve todo aquello que fue superado por la civilización occidental en su momento y que hoy se conoce como post-modernidad.

            Dialogando con jóvenes de una universidad católica, que estudian ahí precisamente porque sus padres lo consideran como una institución que salvaguarda los valores cristianos, me encontré con que 9 de cada 10 están a favor del aborto y el sorprendente comentario de que numerosas alumnas ya habían abortado.

            Sin embargo, lo que más me conmovió fue la aseveración de uno de los jóvenes: “El aborto será libre cuando su generación se haya ido y gobierne la nuestra”. Tiene toda la razón.

            ¿Usted ha pensado en cómo afrontar esta realidad?

            ¿Desea participar en acciones para salvar a nuestros hijos, a la familia y a nuestro país?

            La unidad acompañada de acción es la respuesta.

            El mecanismo de contacto es vía whatsapp enviando la palabra FAMILIA al 8711319294

            No lo deje para mañana, puede ser demasiado tarde.





OPINIÓN