Viernes, 22 Marzo 2019 06:23 hrs
» Opinión

Horizonte Ciudadano

Don Raúl Vera

del mismo autor

Cómo sabemos, el obispo don Raúl Vera llegó a Saltillo hace 19 años. Su designación estuvo acompañada de contradicciones, había quienes lo recibimos con júbilo por su trayectoria en el sector  progresista de la iglesia católica, pero otros lo consideraban un pro comunista o socialista y de plano lo rechazaban y eso hasta hoy.

Como ya lo informó Vanguardia, el pasado día 19 Don Raúl cumplió 19 años de haber llegado a Saltillo para tomar posesión como obispo de la Diócesis, es imposible describir en 2 páginas su labor  en Coahuila, pero hay toda una trayectoria de lucha social que sin él, difícilmente se habría realizado.

Sin duda, la fundación de albergues para migrantes  promovidos por el señor Vera, una  en Ciudad Acuña, “Casa Emaús”, ahora bajo la responsabilidad de la Diócesis de Piedras Negras y en Saltillo, “Belén Posada del Migrante” , así como el Centro “Fray Juan de Larios” que realiza la defensa de los Derechos Humanos, con presencia a nivel nacional e internacional fueron grandes aciertos.   

Coahuila es territorio de tránsito de migrantes, principalmente centroamericanos y sudamericanos y ante brutales asesinatos por parte de guardias locales don Raúl Vera tomó la iniciativa de la defensa de sus derechos humanos fundando la Posada del Migrante que es una, de las más destacadas en México y  que ha recibido, desde su fundación a más de 600 mil personas en tránsito dándoles asistencia que no se limita a la alimentación y el descanso, sino que cubre el cuidado a la salud, les proporciona ropa, educación y  asistencia psicológica, además forma parte de una red de albergues nacionales y ha trascendido las fronteras del país ganando el reconocimiento y derechos para los migrantes.

Recientemente se construyó el Centro de Refugio para  personas o familias que han solicitado su visa humanitaria para permanecer en la entidad en calidad de refugiados, el Refugio cuenta con la asesoría de el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

En cuanto al Centro Diocesano  para los Derechos Humanos (CDDH)  “Fray Juan de Larios” es una organización civil no gubernamental, cristiana- ecuménica que trabaja por la justicia con diversos actores y organizaciones para lograr la vigencia de los derechos humanos, su Misión es la construcción de espacios de esperanza y empoderamiento de las personas desde su condición de victimización y explotación para lograr la constitución de sujetos con derechos. Actualmente  se enfoca a la defensa integral de familias con víctimas de desaparición forzada en Coahuila y México, ejecuciones extrajudiciales, desplazados forzados  y tortura.

Don Raúl acompaña a los grupos más vulnerables de Coahuila, como lo son la Familia de Pasta de Conchos, el Colectivo, Sí a la Vida,  del municipio de General Cepeda que lucha en contra del basurero  tóxico instalado en el ejido Noria de la Sabina; fundó la comunidad “San Elredo”, para acompañar pastoralmente a jóvenes integrantes del colectivo de diversidad sexual buscando la promoción de la dignidad y defensa de los Derechos Humanos de esa comunidad,  2006 asumió la denuncia y apoyo de mujeres prostitutas violadas por elementos del Ejército Militar Mexicano en Castaños en su demanda contra el Ejército y el Estado y hoy tendrá una reunión en Parras por la defensa del agua de ese municipio.

EL señor Vera ha ganado al menos 12 reconocimientos y premios internacionales, algunos de los más importantes son: el Premio Rafto en 2010, el “Reconocimiento, “Voz por la Justicia” en 2011 y  en 2012 fue Candidato al Premio Nobel de la PAZ.

Los hechos muestran de qué lado está el Obispo Raúl Vera, su trayectoria es la de un defensor innato de los derechos humanos, su causa se sintetiza en que los seres humanos sean sujetos de su propia historia.





OPINIÓN