Opinión
Lunes 22 de Abril del 2024 18:34 hrs

Pantalla

Einstein y La Bomba


Los estudios de Einstein fueron la base para desarrollos posteriores que de manera importante impulsaron la creación de la bomba atómica que fue lanzada el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima, Japón para terminar la Segunda Guerra Mundial, hecho que causó miles de muertes y que cambió para siempre y para mal al mundo. Los efectos que tuvo en Einstein esta mortífera acción es un tema recurrente en el docudrama.

Las biografías de personajes famosos de cualquier época son materia prima muy suculenta en la escritura de guiones para cine y televisión porque la vida de gente muy popular tiene un gran poder de atracción con las audiencias, y más aún si esos personajes reputados han ganado su fama por alguna controversia a lo largo de sus vidas.

Así, Cleopatra como emperadora es retratada por el cine y la literatura como una mujer fatal, Napoleón como un gran estrategia militar, Gandhi como símbolo del pacifismo y Villa como un bandido revolucionario. En este género biográfico y con personalidades del siglo XX se estrenó recientemente en Netflix Einstein y La Bomba, un docudrama sobre la vida del célebre científico alemán nacionalizado estadounidense.

El documental dramatizado Einstein y La Bomba inicia con una leyenda que dice: “Esta película está basada en hechos reales de la vida de Albert Einstein. Todas sus palabras fueron dichas o escritas por él a lo largo de su vida”, y aunque sí cuentan la historia usando textos reales, el docudrama se centra fundamentalmente en dos temas: la influencia de las aportaciones científicas de Einstein en la creación de la bomba atómica y el nazismo relacionado con los crímenes perpetrados contra los judíos. 

El triunfo de Hitler, que ascendió al poder en 1933, orilló a Einstein a dejar Alemania y refugiarse por unos meses en Inglaterra, viviendo solo en una cabaña en la campiña inglesa donde vivía aislado  y custodiado por dos jóvenes mujeres con escopetas, pues el gobierno inglés temía que los nazis trataran de asesinarlo. Luego, definitivamente se fue a vivir a Estados Unidos a cargo de la un departamento en la universidad de Princeton. Ya para entonces, había ganado el Premio Nobel de Física en 1921 y era internacionalmente conocido por sus aportaciones a la ciencia.

La apariencia física de Einstein como una persona mayor con el cabello canoso y alborotado era mundialmente conocida y aún hoy en el siglo XXI, esa imagen de Einstein es reconocida por gente de todas las edades y todas las latitudes, además de estar plenamente acreditado como un gran científico y creador de la Teoría de la Relatividad y de la ecuación matemática más famosa de la historia: E=mc, energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado.

Los estudios de Einstein fueron la base para desarrollos posteriores que de manera importante impulsaron la creación de la bomba atómica que fue lanzada el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima, Japón para terminar la Segunda Guerra Mundial, hecho que causó miles de muertes y que cambió para siempre y para mal al mundo. Los efectos que tuvo en Einstein esta mortífera acción es un tema recurrente en el docudrama. 

El documental nos muestra desde la llegada de Einstein a Inglaterra con actores que interpretan a los personajes de la época, pero combinados con una buena edición con material fílmico original de la época que va desde inicios de los años 30 del siglo pasado cuando Hitler llega al poder en Alemania, así como películas de la Segunda Guerra Mundial y de los campos de concentración para la exterminación de judíos en diferentes partes de Europa, material que yo en lo personal nunca había visto.

Considero que Einstein y La Bomba logran su cometido de acercarnos a la vida de Albert Einstein, pero veo la historia mucho más sesgada hacia la intención de usar la figura del reconocido científico para mantener muy presente y vigente el tema de la persecución de los judíos por los nazis, un asunto demasiado recurrente en el cine norteamericano que es utilizado como instrumento de propaganda.

La película Einstein y La Bomba se ha colocado estas últimas semanas en los primeros lugares de audiencia en Netflix.






OPINION

Fuenteovejuna

Otro despropósito: de intentar desaparecer a los desaparecidos, dejar solas y en riesgo a las buscadoras, ahora pretenden “ayudarlas” usando maquinaria pesada…

www.infonor.com.mx