Opinión
Sábado 04 de Diciembre del 2021 07:48 hrs

Pantalla

Entre Películas y Series


En un rápido recuento del amplio catalogo de las plataformas de streaming, una breve reseña de tres películas y cuatro series

Ligero y entretenido es el contenido que reseño esta semana, pues la gran ventaja que tenemos los espectadores actualmente es que hay una enorme disponibilidad de series y películas para ver las 24 horas del día y los siete días a la semana. Recientemente he visto algunas de las típicas películas y series que rellenan los catálogos de las diferentes plataformas de streaming.

En Ted Lasso (2020/2021) encontré una serie de comedia norteamericana disponible en Apple TV+, una Soap Opera como lo llaman en Estados Unidos y que podría ser una especie de telenovela. En películas, vi en Amazon Prime el policiaco también norteamericano Pequeños secretos (2021) y el thriller erótico Los voyeristas (2021), mientras que en los clásicos volví a ver después de muchos años La Soga, película de Alfred Hitchcock estrenada en 1948 y que está disponible en HBO Max.

En las series de Netflix “intenté ver” Hit & Run (2021) de Israel con una temporada de nueve capítulos y en HBO Max La Aeromoza (2020) con ocho capítulos de una temporada y El Lobista, producción argentina con diez capítulos.

Ted Lasso es una exitosa serie norteamericana de comedia que cuenta la historia de un entrenador de futbol americano en Estados Unidos y que es contratado para entrenar un equipo inglés de futbol soccer, deporte que Lasso desconoce totalmente, situación que provoca el toque de comedia de situación. El actor Jason Sudeikis que interpreta al coach tiene sus orígenes en el programa de televisión Saturday Night Live (SNL), icónica serie de comedia muy popular en Estados Unidos y con un humor tal vez demasiado norteamericano. Lasso se hace acompañar del Coach Beard que interpreta el actor Brendan Hunt, quien es además el creador de la serie. Ted Lasso llegó a Apple TV+ como una comedia que dio un respiro al público en 2020 para alejarse de las preocupaciones del confinamiento durante ese año pandémico. Considero que se requiere estar acostumbrado a ese tipo de mezcla de humor norteamericano y la flema inglesa para captar la esencia de la serie. En los premios Emmy de este año obtuvo 20 nominaciones, incluyendo el de mejor reparto. La serie consta de dos temporadas y pronto habrá una tercera.

Pequeños secretos y Los voyeristas son dos películas de las que esperaba algo más sólido, sobre todo porque la primera tiene como protagonistas a Denzel Washington y Rami Malek (Oscar por su interpretación de Freddie Mercury en Rapsodia Bohemia) que interpretan a dos policías atormentados, uno por el pasado y otro por el presente mientras investigan asesinatos que involucran a un asesino serial. En Los voyeristas desarrollan una idea con bastante potencial, pues todos somos por naturaleza humana un poco “mirones”. En el caso de la película se trata de una joven pareja que vive en un departamento y empieza a interesarse por la vida de la pareja que vive cruzando la calle en el departamento de enfrente y que mantiene sus ventanas abiertas como si fuera un escenario de teatro. Lo que empieza como un juego para la pareja “mirona”, se complica y se transforma en un juego mortal. La cinta, protagonizada por la joven estrella Sydney Sweeney, tiene reminiscencias de La ventana indiscreta (1954) de Alfred Hitchcock y de algunos thrillers eróticos de los años 80s y 90s como 9½ semanas (1986), Instintos básicos (1992), Corazón satánico (1987), Atracción fatal (1987) y Body Heat (1981), entre otros. La historia de Los voyeristas incluye varios giros argumentales interesantes que sin duda nos sorprenden como espectadores.

En HBO Max está disponible una gran colección de películas de Alfred Hitchcock, entre las que se encuentra La soga (1948) donde dos jóvenes quieren probar que se puede cometer el crimen perfecto como un sinónimo de superioridad sobre seres inferiores o mediocres. Para intentar probarlo, asesinan a un ex compañero y luego, con el cadáver en su departamento, organizan una cena donde invitan al padre, a la tía, a la novia y a un amigo del joven asesinado, así como a uno de sus maestros en la preparatoria a quien quieren poner a prueba para demostrar su teoría, pues lo consideran una persona inteligente. La soga está basada en una obra de teatro del mismo nombre, pero su fama viene del logro de Hitchcock al realizar una película sin cortes, es decir usando solamente los llamados planos secuencia donde la cámara se desplaza siguiendo las diferentes acciones sin recurrir a la edición de las tomas. En esa época la duración de cada secuencia estaba limitada por la longitud máxima de un rollo de película de 35 milímetros, así que cada plano secuencia dura aproximadamente 10 minutos hasta completar la hora y veinte minutos de duración de la película. Toda una proeza experimental para la época, además de ser la primera película en color de Hitchcock.

Como señalé al inicio, intenté ver varias series en Netflix pero no las terminé porque no lograron atraparme lo suficiente, pero igual habrá quien se enganche con las tramas y la vean en una jornada maratónica. La primera fue Hit and Run (2021) que tiene como escenario principal la ciudad de Tel Aviv, Israel y también fue filmada en Nueva York con la historia de un hombre que sufre la pérdida de su esposa arrollada por un automóvil donde el conductor se da a la fuga. El marido inicia por su cuenta una investigación que lo conduce a encontrar partes de la vida de su esposa que no conoce. No me capturó, solo vi dos de los nueve capítulos y no sé en qué termina la serie. Algún día la veré.

Lo mismo me sucedió con las series de HBO Max La Aeromoza (2020) con ocho capítulos de una temporada y El Lobista, producción argentina con diez capítulos. De la primera solo vi el primer capítulo donde una aeromoza acostumbrada a viajar por todo el mundo y a tener una vida de fiesta, un buen día conoce en uno de sus vuelos a un hombre, se va con él a un hotel y al despertarse por la mañana, el sujeto está muerto de manera brutal junto a ella en la cama. A pesar del buen giro de intriga de la historia, no me atrapó.

El Lobista es una serie argentina sobre un hombre que se dedica al cabildeo político, una “profesión” muy común en todo el mundo donde los lobistas están contratados por grupos u hombres de poder para obtener algo principalmente del gobierno, grupos políticos o empresarios (puede ser al revés, del gobierno hacia grupos de interés). La serie inicia bien pero tampoco logró atraparme y menos cuando el lobista se enreda con un líder de una secta cristiana que maneja mucho dinero. Dos capítulos fueron suficientes y dejé la serie. Tal vez la abandoné prematuramente y algún día debería intentar terminarla.

Por lo pronto es lo que tengo para compartirles esta semana. ¡Hasta la próxima entrega de Pantalla!