Opinión
Sábado 22 de Enero del 2022 21:14 hrs

Pantalla

El asesino improbable, la historia de un magnicidio sin resolver


La miniserie sueca da cuenta del asesinato de Olof Palme y de las principales líneas de investigación seguidas por las autoridades

El primer ministro de Suecia Olof Palme fue asesinado el 28 de febrero de 1986 cuando caminaba por la noche de regreso a casa, junto a su esposa Lisbet, después de haber asistido al cine en compañía de su hijo y su pareja. Hasta la fecha, se desconoce al autor o autores del crimen. Palme y su esposa caminaban por una calle de Estocolmo rumbo al metro para regresar a casa y no tenían protección alguna ni guardaespaldas asignado, algo que solo en un país de avanzada como la Suecia de la década de los 70s puede imaginarse.

El 10 de junio de 2020, más de 34 años después del asesinato, el gobierno sueco dio por terminada la investigación dado que el principal sospechoso, Stig Engström, había fallecido y consideraron innecesario mantener abierto el caso.

La miniserie sueca El asesino improbable da cuenta del asesinato de Olof Palme y de las principales líneas de investigación seguidas por las autoridades; solo que el autor del libro del mismo nombre, el periodista Thomas Petterssen, se centra en Stig Engström, llamado El Hombre de Skandia, porque trabajaba como diseñador gráfico en esa empresa sueca.

La miniserie, que sustenta la versión del periodista Petterssen, inicia con el asesinato por la espada del primer ministro sueco a manos de Stig Engström, quien huye del lugar de los hechos e inventa una historia donde él llega a la escena del crimen y ayuda a reanimar a Palme, hechos que no fueron confirmados por ninguno de los escasos testigos que arribaron al lugar del asesinato ni por la misma esposa de Palme, quien sí describió -aún es estado de shock- con bastante precisión al asesino con señas particulares que se asemejan a las de El Hombre de Skandia.

El asesino improbable es una producción sueca integrada por sólo cinco capítulos con cerca de cuatro horas de duración con un ritmo lento en ambientes muy sobrios con muchas escenas en interiores o exteriores nocturnos; además, la actuación también mantiene una gran sobriedad que es tal vez un reflejo de la sociedad sueca.

Sorprende que en un país de primer mundo como es Suecia se haya realizado la investigación del asesinato del primer ministro Palme con torpeza y aparente falta de interés del gobierno y la policía, pues al menos en la serie nunca se conocen declaraciones de la alta clase política del país, siempre en todo momento tenemos las versiones policiacas que parecen desviar la atención hacia posibles conspiraciones de grupos radicales kurdos, rusos, estadounidenses, aunque la serie tiene como protagonista al sospechoso número uno, Stig Engström.

Es más, la serie y el libro dan por hecho que Stig es el asesino. Esto es posible verlo con detalle en los primeros minutos del capítulo inicial cuando Palme es asesinado por la espalda a manos de Stig Engström. Ese asesinato se presenta con precisión en la serie y además, gracias a la tecnología actual podemos ver y volver a ver como Stig mató al primer ministro sueco.

Pero esa es la teoría del periodista Thomas Pettersson, quien en entrevista para la agencia literaria y cinematográfica sueca Grand Agency dice: “Cuando comencé a investigar el asesinato de Palme en 2007 y descubrí El hombre Skandia, apenas podía creer lo que veía. Su testimonio se desvió seriamente de cualquier otro testimonio en la escena del crimen. Era tan obvio que El Hombre Skandia podía ser el asesino. ¿Por qué no lo habían arrestado e interrogado?”.

Petterssen continúa, “Diez años después tuve acceso a material que apuntaba a los motivos incorrectos por los que había sido destituido de la investigación. Al mismo tiempo, recibí un aviso sobre un amigo cercano del hombre de Skandia que era un coleccionista de armas, y que ese coleccionista había tenido varios revólveres que podrían haber sido el arma homicida”. (Nunca se encontró el revólver Smith & Wesson con el que mataron a Palme).

“Esto, dice Petterssen, junto con fiscales e investigadores que volvieron a visitar la escena del crimen, significó un giro completo para la investigación del asesinato de Palme. Después de más de 30 años, El Hombre de Skandia se convertiría en la pista principal de la policía”.

“El 10 de junio de 2020, el fiscal jefe, Krister Petersson, presentó la evidencia subyacente al hombre de Skandia como ‘sospechoso por motivos razonables’ del asesinato de Olof Palme. La evidencia siguió, en cada punto, el material exacto que había presentado en mi libro El asesino improbable unos años antes: ¡Mis 12 años de investigación finalmente dieron sus frutos! ”, concluye el periodista Thomas Pettersson.

Sin duda, El asesino improbable es una buena miniserie sobre el magnicidio sin resolver del primer ministro sueco Olof Palmer, caso que ha sido comparado con el de John F. Kennedy que también tuvo una investigación sesgada. Aquí en México podría compararse con el asesinato del sobrevalorado político Luis Donaldo Colosio.