Martes, 30 Abril 2019 18:49 hrs
» Opinión

Nacionalismo VS Colonialismo Ideológico

del mismo autor

En México existen dos tipos de ciudadanos, los comprometidos con su país y los traidores, que sabiéndolo o no, prestan sus servicios a países extranjeros.

La historia nos ha mostrado que los fines del sistema colonialista de las grandes potencias ha sido el exprimir a los países ocupados, extrayendo al máximo sus riquezas y sometiendo a sus pueblos mediante una superestructura de poder que domina y controla toda expresión y acción interna y en la que participan en niveles inferiores pobladores originarios que hacen creer que existe una representatividad de los pueblos colonizados en la toma de decisiones.

Asi Bélgica desangró al Congo africano explotando sus yacimientos de diamantes y caucho para lo cual utilizo como esclavos a sus propios habitantes, a los que cortaba las manos o pies sin importar si se trataba de mujeres o niños.

Los esclavizadores no sentían remordimiento alguno al considerar a los africanos como seres inferiores, de una cultura, ideas, religión y valores diferentes a los suyos y con los cuales no se sentían identificados.

Los capataces mas feroces eran mismos nativos que obteniendo alguna ganacia traicionaban con ello a su pueblo y el número de muertos fue de 15 millones de congoleños. Un verdadero genocidio.

Lo mismo está sucediendo en México y en todos los países del orbe. La diferencia actual es que el colonialismo no es impuesto por naciones, sino por una nueva superestructura mundial que controla las finanzas y pretende apoderarse de los recursos de todas las naciones, no mediante invasiones, sino a través de un colonialismo ideológico en donde los pueblos, sin estar conscientes de ello, entreguen ellos mismos sus riquezas.

A este puñado de personas, no le interesa asesinar por cualquier medio a millones de seres humanos, sea en gestación o ancianos, pues a pesar de vivir entre las comunidades que les han albergado no tienen nacionalidad, sentido de pertenencia, ni deseo alguno de ver el desarrollo económico y social del país que los alberga.

Esta casta acapara el 90% de la riqueza mundial y con esos recursos financia y controla organismos internacionales como la ONU y sus organismos, lo mismo que posee las grandes productoras de cine y cadenas de medios de comunicación que difunden de forma incontenible sus pérfidas ideas y callan a quienes se manifiestan en contra.

Sus empresas trasnacionales controlan la economía, sus convenios con medios de comunicación nacionales imponen ideas a difundir y sus préstamos monetarios a través de sus grandes bancos internacionales imponen a los gobiernos de todo el mundo agendas y legislaciones contrarias a la idiosincrasia de los países víctimas.

Promueven y legislan por el aborto y la eutanasia como medidas de control natal, en un verdadero genocidio mundial, pues ni siquiera consideran seres humanos a quienes no pertenecen a su dinastía.

Con el mismo fin implantan en los sistemas educativos de todos los países la ideología de género, que pervierte a la niñez y a la juventud

Han decidido acabar de raíz con la civilización cristiana occidental, privándola de su fuente de valores: la familia, a la que buscan minar y desintegrar.

Mediante la legalización de la marihuana, pretenden vencer como lo hicieron con una sociedad cerrada y tradicionalista como la china, al introducir y comercializar el opio, diezmando la estructura familiar y social, destruyendo la voluntad para ponerla al servicio del vicio y desviarla de la defensa de la patria.

Pervierten y contaminan todo lo que tocan y lo mismo hacen con las instituciones más respetables como lo es el ejército y la iglesia.

Buscan difuminar la identidad nacional, provocando migraciones que producen mezcla de costumbres y valores, luchas intestinas, división y la atomización del tejido social.

Todo ello es posible con la mínima resistencia de los pobladores, al enarbolar nuevas versiones de supuestos derechos humanos que deben ser acatados en automático por todos los países, desapareciendo fronteras físicas y legales.

Se han convertido en los jueces de un tribunal mundial que dicta leyes y determina que es bueno o malo, que es verdad y que son injurias, quien debe vivir y quien debe morir

Ante este colonialismo ideológico la única solución se encuentra en el nacionalismo, en el amor desmedido a la patria, en el orgullo de ser mexicano y trabajar y luchar cada día por nuestros compatriotas.

Por la patria no se muere, se vive y eso implica un esfuerzo cotidiano por mejorar nuestras condiciones, respetando la ley, fortaleciendo la integración familiar, educando en el bien, la verdad y la belleza, ejerciendo cada día un compromiso con Mexico trabajando honradamente, participando en acciones filantrópicas y cívicas, construyendo un país de valores con ciudadanos virtuosos.

Fuerza Ciudadana es un movimiento que busca construir éste México que todos anhelamos, ello requiere unidad y acción, por lo que te invito a formar parte de FC vía whatsapp enviando la palabra FUERZA CIUIDADANA al 8711319294

No lo dejes para mañana, puede ser demasiado tarde.





OPINIÓN