Opinión
Viernes 19 de Agosto del 2022 06:21 hrs

Pantalla

Cuando el cine es gris y aburrido


...Esta nueva versión norteamericana es curiosamente entretenida en ciertos momentos, porque existe en buena parte de la película la duda sobre la culpabilidad del marido, pero en general es una película aburrida

En el ejercicio de buscar estrenos en las diferentes plataformas de streaming como Netflix, PrimeVideo de Amazon, HBO Max y otras, me he topado con que entre lo más reciente que se ha puesto a disposición del público, solo he encontrado películas y series grises y aburridas aún y cuando todas tienen una muy buena producción y están realizadas con una técnica impecable. Esta semana les comento tres de ellas.

EL HOMBRE GRIS. Basada en una exitosa novela -Best Seller de hecho- del mismo nombre publicada en 2009 y escrita por Mark Greaney, la película cuenta una historia ya muy trillada de espías, agencias de inteligencia y un sinfín de traiciones. Ryan Gosling interpreta a Six, un hombre en prisión con una larga condena por cumplir y sin familia cercana que lo pueda echar de menos. La CIA, la que siempre vemos en las películas, busca reclutar agentes nuevos dispuestos a cualquier cosa con tal de salir de la cárcel. Six se convierte en un asesino de élite controlado por la CIA para hacer el trabajo sucio. Es una trama clásica de malentendidos y traiciones en un ambiente de mucha violencia. La cinta está dirigida por los hermanos Anthony y Joe Russo, conocidos por su éxito en Avengers: The Endgame, por lo que sobresalen las múltiples escenas de acción espléndidamente bien filmadas y editadas, algunas de ellas en lugares exóticos de la República Checa y Francia, hay suficientes persecuciones en autos veloces y hasta en aviones que hacen bastante entretenida y llevadera la película, pero no deja de ser tediosa y repetitiva sin la chispa de una buena historia. Aparte de Ryan Gosling, aparecen actores como Chris Evans y Ana de Armas. El Hombre Gris (2022) está en Netflix.

AGUAS PROFUNDAS. Ben Affleck y Ana de Armas interpretan a Vic y Melinda, un matrimonio abierto viviendo en Louisiana. Vic es un hombre de mediana edad con una situación económica desahogada al haber vendido un chip que se usa en drones militares, mientras que Melinda es una esposa que se divierte a su manera. El marido, que vive en el aburrimiento total, parece sobrellevar bien las infidelidades de su esposa, pero acaba matando a los amantes en turno. La película es lenta, sosa e insípida, aún y cuado es promocionada como un thriller erótico, pero la verdad es que se queda muy corta tanto en el el thriller como en el erotismo. Aguas profundas está dirigida por inglés Adrian Lyne, quien tuvo una carrera sobresaliente como director hace ya varias décadas mucho éxito con otras cintas también clasificadas como thrillers eróticos con historias donde la infidelidad está muy presente, me refiero a las películas 9½ semanas (1986), Atracción fatal (1987) y Una propuesta indecorosa (1993), cintas que por la época en que fueron realizadas tuvieron cierto grado de atención del público, en cambio hoy, Aguas profundas filmada en 2019 y estrenada hasta este año, es una propuesta totalmente pasada de moda y con actuaciones bastante grises de Ben Affleck y Ana De Armas. El guión está basado en una novela de la norteamericana Patricia Highsmith, cuyas obras han sido llevadas al cine en cerca de 40 ocasiones, las más conocidas y reconocidas son Extraños en un tren (1951) dirigida por Alfred Hitchcock y El amigo americano (1977), una excelente película realizada por el alemán Win Wenders. Aguas profundas ya había sido llevada a la pantalla por el francés Michel Deville en 1981 con las actuaciones de Isabelle Huppert y Jean-Louis Tringtignant, un thriller erótico y de libertad sexual dentro de matrimonio mucho más creíble en esos años 80 del siglo pasado. Esta nueva versión norteamericana es curiosamente entretenida en ciertos momentos, porque existe en buena parte de la película la duda sobre la culpabilidad del marido, pero en general es una película aburrida como el personaje de Vic y la cinta mantiene un tono gris, casi monocromático, en la fotografía, la escenografía y el vestuario. Aguas profundas está disponible en PrimeVideo de Amazon.

GARRA. A pesar de tratarse de una película sobre basquetbol la película es más triste que la tristeza misma, pero no por ser triste sino por ser gris, desde la producción, la dirección, la actuación y la fotografía. Es la historia de Stanley Sugerman, un buscador de talentos y asistente de coach en los Sixers de Philadelphia interpretado por un agónico Adam Sandler que no entusiasma a nadie en un papel donde abandona la comedia. La búsqueda y frustración de Stanley lo llevan a encontrar en España a Bo Cruz, un prospecto desconocido, y hace hasta lo imposible para que lo acepten en los drafts de la NBA. El personaje de Cruz es interpretado por el jugador español Juancho Hernangómez, con una carrera profesional en la NBA. La cinta tiene sus momentos de claroscuros pero cae en lo grisáceo sin lograr la emotividad buscada en el ámbito deportivo del basquetbol profesional. En definitiva no hay Garra en la película que se puede ver en Netflix.

Estoy seguro de que buscando un poco más y mejor en las plataformas de streaming encontraré buenas películas y series, pero como mencioné en un inicio, últimamente me he topado solo con producciones grises y aburridas. Espero tener más suerte en el futuro para comentar en este espacio las maravillas y los sueños que nos puede ofrecer la cinematografía mundial.